6 oct. 2008

Titulos Tentativos

Como todos saben, mi tesis versa sobre la Consolidación del Estado Méxicano y la relación que tuvo en este proceso la muerte de Maximiliano de Habsburgo. Desde que llegué del Uruguay he retomado este proyecto, pero a diferencia de todos mis compañeros de armas en lo vacios campos del conocimiento, me he movido cual Quijote como caballero solitario sin patria ni bandera, careciente de general he dado algunos disparos en el cielo y me he presentado desnudo ante los enemigos de mi concepción del pasado (traducción, no tengo director de tesis, lo que se va a notar con los disparates que siguen a continuación)

Si bien estos días he tratado de alistarme como mercenario en las filas de generales de probado valor (esperando que las negociaciones lleguen a buen termino) existe otra dimensión de las tesis: el lado comercial.

Pues bien, para afrontar esto y bajo el argumento de que la primera impresión jamás se olvida (lo que espero que sea falso), las primeras páginas de un texto serán recordadas por los siglos de los siglos. Así que en defensa de mi tesis y como anticipo a la democratización los he convertido a ustedes en uno de esos gruos de opinión para barajar las primeras impresiones en el lejano caso de que mi tesis se llegue a publicar. Primero, quieron que vean los títulos tentativos, los cotejen, los digieran y me digan cuál es más vendible (no, no está El Código Maximiliano, Caldo de pollo para el Estado, Juárez Vuelve en una Harley ni Las claves ocultas de la Consolidación del Estado Mexicano) así que quiero que los vean y respondan:

· Cuando veas las cabezas del monarca cortar pon tu estado a cosolidar

· Para, o la República dispara

· Allá en el cerro grande, allá donde moría

· El Imperio contraataca

· La increíble y triste historia de Maximiliano de Habsburgo y la República desalmada

¿listo? Pues ahora viene la segunda parte, la hoja de la nota antes (sí, sí, esa que tiene una cita de un autor famoso que luego ahí andamos buscando a ver de dónde la sacó porque nos gustó y la queremos citar en algún momento o por lo menos queremos decir que sabemos de dónde viene como si la hubiéramos leído antes de verla en el texto). Así que aquí van las tentativas

Sin prologo de Carlos Monsivaís.

<Basada en hecho reales

Todos los nombres han sido cambiados para respetar la identidad de los implicados

· Dedicado a Felipe Calderón: tu mundo de ilusiones y el creer que eres legal me hace creer que todos los imperios son posibles por más absurdos que sean.

· Si compró este libro, gracias por llenar los bolsillos de la editorial y solo darme unos cuantos centavos, gil.

La tercera, ahora sí la redacción, ahora quiero que vean las primeras letras del texto, para que una vez que hayan leído todo lo anterior se adentren (la primera oración de cada libro queda en la memoria) vamos, no es nada difícil, solo denme luz verde:

· En un Lugar de Querétaro de cuyo nombre no quiero acordarme

· Hace muchos años, en un reino relativamente cercano

· ¡Canta! ¡Oh Musa! La muerte del Emperador Maximiliano

· No es por intrigar pero…

Pensando más a futuro, imaginemos que se vuelve una obra maestra, entonces necesita una adaptación al cine, o, en su caso, a la televisión (¿qué les parece una serie cómica en la que Max y Juárez viven en una casa en Queens? Se podría llamar “el Emperador y el Presidente” estaría llena de situaciones graciosas y personajes invitados) pues acá les va la letra, solo deben cantar el ritmo del Príncipe del Rap:

Y esta es la historia pongan atención

De cómo mi Imperio se derrumbó

Nació estando muerto lo que nunca pensé

Y llegué a se el príncipe de todo el país.

En Austria Hungria yo nací y creí

Con bailes de salón y carlotita feliz

Siempre tranquilo sin reino ni nada

Nada de Estado estorbando a mi hermano

De pronto unos franceses aún ignoro por qué

Buscaron monarca y yo no me negué

Mi esposa exitada muy seria me dijo:

La tomas ahora mismo porque vas a ser rey

Llamé a la patria y al mirarla noté

Que decía Juárez yo no sé por qué

No le di importancia me instalé

Y me dije a mí mismo

Ahora eres Emperador.

Al fin morí en un cerro que era nada elegante

Y le dije a la Bazaine “ahora sí la cagaste”

Mirando mi reino finalmente pensé

Se consolidó el Estado y el Imperio se fue.

No hay comentarios: