29 sept. 2009

mi nuevo cel

me ganó el delirio capitalista y la ambición de, por primera vez, comprarme un objeto radicalmente suntuoso e innecesario por el simple deseo de tenerlo.

No hay comentarios: