10 oct. 2009

Relato

Les voy a contar una historia que pueden o no creer

Mi nombre es alión, hijo de Albión, conde y marqués de la tercera comarca de la tierra de Roca. He combatido en 600 batallas contra nurios, orboz y aulirus, criaturas terribles a merced en todo el reino de la tierra de hielo, nuestros desagradables vecinos.

Saben mi nombre, saben mi vida, ahora sabrán la historia:

Los conocimos como los doce Vaalits, que en tiempos inmemoriales existieron caminando por la tierra en la guerra épica que dio la creación al mundo.

Cuenta la historia que comenzó con los 4, los señores príncipes de todo lo habido y por haber que, aburridos en la eternidad, aprendieron a crear mundos y jugar con ellos, este, el quinto mundo sería otra cosa.

Dicen que los Vaalits llegaron como dioses, a cada uno se le había conferido una esencia que le daba control por un elemento del que estará conformado el mundo. Los primeros tiempos fueron felices, cada uno se dedicó a crear su pequeño feudo alrededor de la parte que les dieron los 4, pero, como fuimos creados a su imagen y semejanza, quiere eso decir que el odio y avaricia también son de naturaleza divina. Comenzó la guerra por el deseo de apropiarse del espacio del otro; se formaron alianzas y confederaciones., la creación de un mundo bello se convirtió en una maquinaria de guerra, los vaalits habían creado ejércitos de servidores dispuestos a destruir todo lo creado por sus enemigos. Comenzó la guerra, fue cuando no volvimos a saber de los vaalits. Dicen que pasaron años en guerra, que mermaron lo ejércitos que peleaban por ceadores que ya habían abandonado el mundo… hasta que los vimos.

Nunca lo supimos, pero llegaron de repente, eran más fuertes (o lo parecían) cada uno bajaba con una corte de criaturas y bestias marchando a su alrededor y emitiendo cantos bélicos, eran gente como nosotros pero sin ser humanos, ni bestias. En los ojos de los vaalits ya no brillaba ese deseo de crear un mundo nuevo, al contrario, era Ira lo único que reflejaban sus ojos: poder y autoridad por sobre sus soldados creados ya no con el afán de poblar la tierra, sino criaturas grotescas que solo existían para matar.

Llegaron al mundo y cada uno se proclamó ya no como Vaalit de su región, sino como el Amo de la Legión que dominaría a las demás. Fue una terrible masacre, miles de millones de bestias fabricadas por minuto que eran mandadas a morir mientras lo que se moría era el mundo que habían creado.

Dicen que aprendieron a morir, el primero en caer fue el Vaalit espíritu, ahí comenzó la destrucción, dejamos de importarles mientras ellos se destruían alrededor.

Cada que un amo caía, su creación se marchitaba, un fragmento del mundo se consumía por completo para pasar a ser una tierra esteril. Al final quedaron dos, la muerte y la luz, el mundo se colapsaba alrededor con cada uno como poseedor de su esencia. Dicen que la lucha duró siglos, generaciones y generaciones la vieron.

Cuando terminó, llegó el pacto, el mundo sería de la luz, de la paz y la prosperidad bajo su mando, a cambio, el tiempo pasará, las creaciones morirían con el tiempo y al morir engrosarán el estomago de la muerte.

Las esencias sobrantes serían escondidas, para que den vida a su mundo y se mezclaran, crearan nuevas razas y seres pensantes, serían corazones etereos que den vida a nuestro mundo.

Así regresó la paz, y comenzó nuestro mundo. Formamos naciones, reinos, ciudades y aprendimos a tener nuestra tecnología y ciencia racional; Las leyendas de los Vaalits y los amos de las legiones se cantaron y escribieron por centurias, pero nada peor de las que se contaron sobre Ella.

Dicen que los relatos los comenzó un viajero, un hombre que decía no venir de ningún lugar pero que iba a todos lados contando las historias de la guerras épicas. Yo lo vi una vez, era un niño y llego al reino de mi padre, nos contó lo que les acabo de contar y nos dijo que Ella, la Luz, tiene un plan, dijo que más allá está el Único, el que derrotó a los 4 supremos y se convirtió en el Ser Supremo, nadie sabe quien es, nadie lo conoce y nadie tiene idea de si algún día bajará a reclamar su mundo; pero Ella lo hará antes y comenzará otra vez. Dice el viajero (que para ese momento parece saber mucho más de lo que realmente debería) que los tiempos que se vienen serán los más oscuros para toda la Pangea, que la Segunda Guerra Épica está por comenzar

Dice el viajero que será anunciada con doce estrellas en los cielos durante doce años consecutivos que anunciarán la llegada de nuevos Vaalits, dice que el tiempo se detendrá y la noche durará una centuria. No sé, dicen que dice eso desde hace años y no ha pasado nada, pero las sombras son cada vez mayores en el territorio y la noches son cada vez más largas, casi árticas…

No hay comentarios: