31 dic. 2009

Fin de año

Tendria que decir algo o dar un mensaje de esos que dejan pensando, pero francamente no me da la gana de reflexionar sobre el 2009 ni de desearles nada para 2010, solo hagan lo que se les hinche en gana y ya...

Nos vemos en 2010


29 dic. 2009

Copenhague, el valor de decir no

Naomi Klein

En el noveno día de la conferencia de Naciones Unidas sobre cambio climático, África fue sacrificada. La posición del bloque negociador del G-77, que incluye los estados africanos, había sido clara: un incremento de 2 grados centígrados en la temperatura global promedio se traduce en un incremento de 3 a 3.5 grados en África.

Esto implica, según la Alianza Panafricana por la Justicia Climática, que 55 millones de personas adicionales podrían estar en riesgo por pasar hambruna y el estrés hídrico podría afectar a entre 350 y 600 millones de personas adicionales. El arzobispo Desmond Tutu plantea así lo que está en riesgo: Nos enfrentamos a un inminente desastre a una escala monstruosa... una meta global de cerca de 2 grados centígrados va a condenar a África a la incineración y a ningún desarrollo moderno.

Y, sin embargo, eso es justo lo que el primer ministro de Etiopía, Meles Zenawi, propuso que se hiciera, cuando estuvo en París, de paso hacia Copenhague: parado al lado del presidente Nicolás Sarkozy, aseguró que hablaba en nombre de toda África (encabeza el grupo africano de negociaciones en torno al clima) y reveló un plan que incluye el temido incremento de 2 grados y ofreció a los países en desarrollo sólo 10 mil millones de dólares anuales para ayudar a pagar todo lo relacionado con el clima, desde diques hasta el tratamiento contra la malaria y la lucha contra la desforestación.

Es difícil creer que sea el mismo hombre que hace sólo tres meses decía: Usaremos nuestras cifras para deslegitimar cualquier acuerdo que no sea consistente con nuestra posición base... Si se requiere, estamos preparados para retirarnos de cualquier negociación que amenace con ser otra violación de nuestro continente... No estamos dispuestos a vivir con un calentamiento global mayor al mínimo nivel evitable.

Y también decía: Participaremos en las próximas negociaciones, no como suplicantes que defienden su caso, sino como negociadores que defienden sus puntos de vista e intereses.

Todavía no sabemos qué obtuvo Zenawi por cambiar su tono tan radicalmente, o exactamente cómo se va de una posición que hace un llamado a destinar 400 mil millones de dólares en financiamiento (la posición del grupo de África) a escasos 10 mil millones. De igual manera, no sabemos qué pasó cuando la secretaria estadunidense de Estado, Hillary Clinton, se reunió con la presidenta filipina Gloria Arroyo semanas antes de la conferencia y de pronto echaron de su delegación a los más duros negociadores filipinos, y el país, que había demandado profundas reducciones del mundo rico, de pronto se alineó.

Sí sabemos, luego de observar una serie de estos discordantes y radicales cambios de opinión, que las potencias del G-8 estaban dispuestos a hacer prácticamente lo que fuera por obtener un acuerdo en Copenhague. La urgencia claramente no proviene de un ardiente deseo de evitar el cataclísmico cambio climático, ya que los negociadores saben que las irrisorias reducciones de las emisiones que proponen son una garantía de que las temperaturas se incrementarán 3,9 grados, cifra dantesca, como la describió Bill McKibben.

Matthew Stilwell, del (Instituto para la Gobernanza y el Desarrollo Sustentable) –uno de los más influyentes asesores en estas pláticas–, dice que las negociaciones en realidad no tratan de evitar el cambio climático, sino son una batalla campal sobre un recurso profundamente valioso: el derecho al cielo. La cantidad de carbono que puede ser emitida a la atmósfera es limitada. Si los países ricos no consiguen reducir radicalmente sus emisiones, entonces se estarán tragando la de por sí insuficiente porción disponible para el sur. Lo que está en juego, argumenta Stilwell, es nada menos que la importancia de compartir el cielo.
Foto Diversas ONG internacionales han lamentado que la pasada conferencia de la Organización de Naciones Unidas sobre cambio climático celebrada en Copenhague no arrojara un acuerdo de tipo vinculante para la reducción de emisiones de efecto invernadero. En la imagen, una planta de energía en Bella Center, cerca de la ciudad danesa que fue sede de la cumbre Foto Ap

Europa, dice, comprende cabalmente cuánto dinero será ganado en el mercado del carbono, debido a que lleva años usando el mecanismo. Los países en desarrollo, por otro lado, nunca han lidiado con restricciones de carbono, así que muchos gobiernos no se dan cuenta de lo que están perdiendo. Al contrastar el valor del mercado de carbono –1,2 billones de dólares anuales, según el destacado economista británico Nicholas Stern– con la irrisoria cantidad de 10 mil millones de dólares puestos sobre la mesa para los países en desarrollo, Stilwell dice que los países ricos intentan cambiar cuentas y cobijas por Manhattan. Añade: Éste es un momento colonial. Por eso se hizo todo para que los jefes de Estado accedieran a un acuerdo de este tipo... Luego no hay vuelta atrás. Repartieron el último recurso que quedaba sin dueño y lo asignaron a los prósperos.

Durante meses, las ONG se sumaron al mensaje de que la meta de Copenhague era sellar el acuerdo. A todos lados donde volteáramos en el Bella Center, los relojes hacían tic tic tic. Pero no bastaba cualquier acuerdo, sobre todo porque el único acuerdo sobre la mesa no resolvería la crisis climática y podría empeorar las cosas: recoger las actuales desigualdades entre el norte y el sur y sellarlas indefinidamente. Augustine Njamnshi, de la Alianza Panafricana por la Justicia Climática, se refiere en duros términos a la propuesta de los 2 grados: “No se puede decir que se propone una ‘solución’ al cambio climático si esa solución provocará que millones de africanos mueran y si los pobres, no quienes contaminan, siguen pagando por el cambio climático”.

Stilwell dice que un acuerdo erróneo sellaría un enfoque equivocado hasta 2020, mucho después de la fecha límite para las emisiones pico. Pero insiste en que no es demasiado tarde para evitar el peor de los escenarios. Preferiría esperar seis meses o un año y hacer bien las cosas, porque la ciencia avanza, la voluntad política crece, la comprensión de la sociedad civil y de las comunidades afectadas crece, y estarán preparadas para asegurar que sus dirigentes se comprometan con el acuerdo correcto.

Al comienzo de estas negociaciones, la simple idea de un retraso era herejía ambiental. Pero ahora muchos ven el valor de reducir la velocidad y hacer bien las cosas. Fue significativo que, luego de describir lo que 2 grados implicaría para África, el arzobispo Tutu enunciara que más vale ningún acuerdo que un mal acuerdo. Eso podría ser lo mejor que podríamos esperar de Copenhague. Sería un desastre político para algunos jefes de Estado, pero podría ser una última oportunidad para evitar el verdadero desastre para todos los demás.

© 2009 Naomi Klein. www.naomiklein.org.

Publicado primero en The Nation.

Traducciónpara La Jornada: Tania Molina Ramírez
Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2009/12/28/index.php?section=opinion&article=016a1mun

No te metas a mi Facebook

ok, ya van muchos videos que posteo reguidos, pero este es la onda.

28 dic. 2009

Friendface

jajaja, para allá vamos o así ya estamos con el FB

24 dic. 2009

23 dic. 2009

El Manifiesto Desastre: breve resumen 2009

Si hiciera un balance de este año en una palabra, esta sería “decepción” lo que comenzó con la peor crisis financiera en 80 años (como tanto la vaticinaron) no trajo ni siquiera un dejo o fragmento de keynesianismo, al contrario, presenciamos solamente una reestructuración del capitalismo rampante que ha imperado desde la caída de la URSS. La llamada “era Obama” que se anunció con bombos y platillos como el cambio esperado por la humanidad se convirtió prontamente en el fin de una anunciada luna de miel entre el nuevo tipo de Estado que se anunciaba y los gobernados por éste. El 20 de enero el “cambio” desfiló por la sociedad y la retórica obamaniana deslumbró a millones de ciudadanos. Pocos meses después, el presidente del “sí se puede” sí pudo continuar con el status quo, la tan anunciada reforma financiera sirvió de paliativo temporal al sistema económico con la condición de que una vez que se resuelva el chistecito, todo regresara a cómo estaba antes (veréis el repunte de la bolsa no como ejemplo de una medicina bien empleada, sino de un reajuste entre los mismos individuos). Los premios Óscar se convirtieron oficialmente en la ceremonia más predecible que existe y eventos magnánimos terminaron en flor de monotonía. Algunos críticos imaginaron que debió ser peor la enfermedad para que la medicinia fuera un tratamiento permanente, pero parece que así quedó.

Mención honorifica a nuestros pequeño corso Calderón, cuya pluma es increíblemente capaz de eliminar 40,000 empleos por decreto mientras la gente corre eufórica por la clasificación al mundial, el sueño de morfeo termina con un caos, un sindicato eliminado por la voz del caudillo mientras el otro caudillo se eleva como el defensor de este y comienza el germen del gran esperado conflicto en el que será indispensable tomar bando (sí cómo no, entiendan que para mí el 2010 es un año más)

Hubo peores momentos o años, el infierno de la guardería ABC, una extraña tendencia por caerse que se expandió en los aviones y claro, por primera vez en mucho tiempo, México se convirtió en el centro del mundo; en menos de una semana, un pueblo que siempre se caracterizó por amable y de brazos abiertos se convirtió en portador de la “peste” y, tanto diplomáticamente como internacionalmente, como dicen algunos “se vio quiénes eran compas” (Semper fidelis a Alemania que fue el primer país en decir que sería un error cerrar fronteras y un tache a la Argentina que fue la primera en decir “no pasarán”) la gripe del chancho llegó para quedarse, la influenza humana tipo A H1N1 ya es parte del imaginario colectivo.

Y hablando de Argentina, pues sí, la volví a visitar y volví a entrar a esa tienda que decía “liquidación por cierre” que vi hace un año cuando fui por primera vez, volví a caminar por puerto madero (ahora sin comedor piquetero) me pude perder a gusto mientras variaba las aventuras con un congreso y una imposibilidad total de localizar gente. Sin tener en cuenta que, precisamente, llegué en pleno auge de la influenza, dos veces pasar por lo mismo no es recomendable, pero a los argentinos parece que estaban indiferentes (el año pasado tuvieron una epidemia de dengue peor) Pero otras cosas nublaron mi interés.

Honduras pasó de ser el ojo del huracán de la Era Obama (su reacción sería sine qua non para las relaciones internacionales a partir de ese momento) a ser solamente un elemento más del folklore latinoamericano, la lucha caudillesca de Zelaya contra el Caudillo MIcheletti demostró un factor cada obvio en este continente, pero oculto en constituciones: no somos demócratas. Los latinoamericanos buscan siempre un caudillo mesiánico que los guie en ficciones soberanas para después entregarnos a los placeres de la pobreza y poder defender nuestra “independencia” ya sea esta bolivariana, legado de Morelos, artiguista etc. La democracia es la nueva forma de hacer revoluciones y romper las estructuras nacionales para elevarse a nivel de presidente con amplios poderes soberanos.

Asuntos más pasaron que pasaré de largo, sobre todo el “premio” Nobel que se ganó míster simpatía por sus buenas intenciones (entre las que destacan el inmediato envío de 30,000 nuevos soldados a Afganistán y la defensa de la “guerra buena” en su discurso de aceptación del Nobel de la Paz), el COP15 fue un fracaso, eso sí, anunciado, porque implicaba que hubo otros 14 COP que no funcionaron, además de que este fue opacado por el nobel del golden black boy de EEUU.

Otras cosas interesantes sucedieron, después de un 2008 conversando por medios virtuales, G.K. volvió… y ta, para mí eso fue lo más destacable del año, con el regreso de G.K. y la oportunidad de ser quién diga el primer “hola” se salva el jodido año y me permite decir: que tengan un buen 2010 que, según los profetas, se viene lo bueno. El resto es historia.

21 dic. 2009

Brittany Murphy R.I.P.


bien, a pocos días de que se acabe el año se siguen yendo las estrellas, ok, no era Michael Jackson ni David Carradine, pero no pueden decir que no van a extrañar esa carita.
Brittany Murphy era de esas actrices de la onda Paris Hilton o Britney Spears pero con talento y centrada (o sea, con de esa onda me refiero a la edad y el ambiente social en el que se desenvuelven) aunque todos la recordamos por las pelis juveniles que se exibieron en los cines pero que al final todos vimos en televisión. sin embargo, ella pertenece a mi corazón no por ese tipo de producciones filmicas (que no desvaloro porque al final a todos nosotros nos entretienen ese tipo de filmes), nop, yo la recuerdo por ser "Lola" en Los Reyes de la Colina, personaje inocente, dulce y entrañable.
y si, ella me gustaba como me gusta Reese Witherspoon, pero a diferencia de Reese, Murphy tenía uno de esos rosotros que te hacen querer ir al cielo, al infierno y caminar entre las brasas solo por acceder a un fragmento de bondad emanado de esa mirada asimetrica, pero por lo mismo, seductora y simpatica.
se va una chica por demás linda, se nos va lola...
Adios Britt :(

11 dic. 2009

¿Pasito Tum Tum?

ahhhh!!!! ¡me arden los ojos! ¡el horrooor! ¡el horror! ¿qué problema tienen los peruanos con la música? ¿por qué hacen esto? :`(

10 dic. 2009

El Manifiesto Desastre: Desechos Humanos...

Mientras que en Copenhague los líderes mundiales están tratando de “salvar el mundo” de ellos mismos, en Oslo Obama va casi de pasadita por su Nobel a pocos días de autorizar 30,000 soldados en Afganistán y reconocer las elecciones en Honduras.
Las prioridades son otras hoy día, estamos en pleno Día Internacional de los derechos humanos y las denuncias por violaciones de estos son cada vez mayores y cada vez más graves frente al panorama que se vislumbra.
Hace algunos años, cuando Amnistía Internacional recibía el Nobel de la Paz las críticas hacia este organismo se hacían oír ante el silencio de estos en ciertas regiones del mundo (sobre todo en Latinoamérica) cuando se descubrió que, donde no hablaba era dónde la empresa Ford tenía intereses y que tal empresa era la principal financiación de esta ONG su credibilidad quedó cuestionada, hoy día, los reclamos siguen saliendo de los pasillos este organismo ante la mirada indiferente y desafiante de todos, literalmente todos los criticados. Las recomendaciones y denuncias son miradas con tranquilidad por gobiernos que reaccionan con un “¿Qué me vas a hacer?” bajo la égida del “acátese pero no se cumpla” se oyen pacientemente las recomendaciones, se dice que son exageradas, que se tomaran en cuenta y el año que viene es seguro que se oiga la misma recomendación y se vuelva a decir que es exagerada.
Sin embargo, algo es clave, las violaciones a los derechos humanos son parte de la humanidad misma, siempre que se sueña con un mundo utópico e ideal se choca con el que nadie de nosotros somos iguales y la ambición está por encima de la realización; entonces, creamos las democracias en las que, por relación ontológica, las minorías terminan siendo las más perjudicadas.
Los derechos humanos no solo encarnan a la personalidad física de una persona, sino a su entorno de realización humana y acceso a servicios básicos, acciones emanadas del gobierno federal que no tengan que ver con desapariciones forzadas o tortura se engloban en esta categoría. Desde la militarización masiva del país hasta la simple acción de aumentar impuestos a telecomunicaciones, cerrando la oportunidad de las personas necesitadas a el acceso a la información.
Organismos de derechos humanos como la Corte Interamericana de Derechos humanos son espectros de los que todos hemos escuchado hablar, pero en sí no tenemos la menor idea de qué hacen y cuáles son sus facultades de injerencia cuando se detecta un caso de violación de estos, porque siempre que un ente global se manifiesta desconforme ante el trato de un Gobierno tiene hacia sus gobernados, dichos gobiernos invocan a la más grande de las quimeras de la sociedad moderna y el peor error humano emanado de la razón: la soberanía y el nacionalismo.
Es como decir “yo soy tu amigo y confío en tu palabra, pero si no te gusta lo que hago te digo que no te importa, que es mi vida, pero todo bien, critica a los demás, no a mí” así, organizaciones como AI se sienten impotentes ya que solo pueden emitir “recomendaciones” que serán nota de diario un día y al siguiente estos hablaran de idioteces como el futbol. Así, los derechos humanos para los gobiernos son solo expedientes archivados en oficinas de burócratas, consagrados en las constituciones y acuerdos internacionales firmados pero ignorados en la praxis no solo por gobernantes, sino por los mismos gobernados.
Dicen que se comienza desde el hogar, y la violencia intrafamiliar es el hogar de los futuros forjadores de naciones que, en el culto público defenderá la equidad de género siempre y cuando su mujer esté en casa haciéndole de comer, que intentará acostarse con las mujeres que pueda siempre y cuando no se metan con su hermana y su esposa le sea fiel; así, ideales como la defensa de derechos naturales e inalienables se quedan coartados por la misma idiosincrasia humana que nos dicta que pensamos que no somos iguale, pobres con pobres, ricos con ricos, blancos con blancos, negros con negros, latinos con latinos, sajones con sajones, músicos de cumbia con músicos de cumbia, metaleros con metaleros, cristianos con cristiano, judíos con judíos, todos contra todos pero nadie con nadie para conformar una sola sociedad plural, integral e incluyente.
Los derechos humanos comienzan en el hogar, pero terminan en pura ilusión… el resto es historia.

6 dic. 2009

El Manifiesto Desastre: la Fiesta Indiferente de la Libertad (FIL)

La semana comenzó el sábado, me levanté y dije, parafraseando la canción del grupo sudamericano cursi “hoy no es un día común, se respira nerviosismo en el ambiente” tomé el camión y dije “se me ve la FIL en la cara” pasadas las primeras 6 horas del sábado después de algunas visitas por parte de Tusa y Drixa, se me veía la FIL en la cara, pero no era una cara feliz. Como ente extraño en el stand, ya que todos pertenecían a la misma sociedad y colectividad (la editorial de la UdeG) no encontré mi lugar y ahí seguí parado, con rostro temeroso e indiferente a las preguntas de un personal que no tenía idea de quién era yo ni qué hacía ahí (hasta el día siguiente se atrevieron a acercarse y preguntarme si era del CUCSH).

El sábado terminó y mi cuerpo y voluntad estaban firmes, dispuestos a aguantar una feria del libro en la que no tienes feria para un puto libro. Domingo de 12 horas y lentamente me di cuenta que tengo amigos, pocos, eso sí, pero los tengo, el tipo de gente que de la nada llegan con un plato con comida solidarizándose con la causa, el tipo de gente que te lleva a fumar un cigarro entendiendo tu estrés, el tipo de gente que simplemente llega ahí, para sacarte del contexto de “¿tienes libros de historia?” a lo que respondes “¿libros de historia? Si serás pelotuda…”

Una semana de rutina descontextualizada, ir la bodega a las 9 para de ahí pasarte a la FIL, 12 horas de viajar y vender libros, de ver como todos van a conferencias y presentaciones mientras tú miras con mirada triste si alguno pasará después de su conferencia o entrevista a alguna celebridad a visitarte…

Me hicieron preguntas “¿tienes libros de jim morrison?” “¿tienes Luna Nueva?” “¿tienes Espejos de Galeano?” “¿tienes libros de Asimov?” a todos dije no, pero los mandé a su respectiva editorial, y eso me dejó una lección, tal vez la más importante de la semana: Tengo, al parecer, talento natural para vender libros y un buen trato con la gente cuando de letras se habla.

Creo que es mi vocación atender una librería, el tipo común al que le preguntas de algo que no tiene pero con rapidez matemática te dice dónde lo puede encontrar, y esa fue mi función, a tal nivel, que para el miércoles, el mismo personal de la editorial me preguntaba dónde estaba tal o cuál libro y yo respondía casi como el dueño del stand. Obviamente, con malicia traté de canalizar todas las ventas a otras editoriales para que la UdeG entienda que lo que venden no copa en el imaginario popular del común denominador.

¿Las perdidas? Orgullo y prejuicio y zombis una reescritura del clásico victoriano en un contexto de una epidemia de zombis, sutil y directamente dije “yo lo quiero, si se junta todos mis amigos y cada uno da un aporte leve por todas las veces que hice el paro, podrían comprármelo y hacerme realmente feliz” porque yo puedo estar politizado, ser ideólogo de lo que sea, pero soy amante de los relatos de terror y ficción (el único texto que me sé de memoria de principio a fin es El Cuervo de Poe), el viernes, ante las burlas de todos mis compañeros, tachando de estupidez o tontería la simple idea de reescribir un clásico (cualquiera) en un contexto de zombis; pues ante el rechazo de mis amigos, me hice a la idea de que será de esos libros que no leeré en años porque dudo encontrarlo en México (la Guerra Mundial Z de Max Brooks lo tuve que comprar en Buenos Aires, los comics The Walking Dead y Marvel Zombies los leí en PDF porque parece que en México existe un prejuicio hacia el zombi) y no me engaño, si a una criatura le temo al 100% es al zombi, por eso disfruto sus relatos, enfrentarme a mis miedos es lo mejor para comprenderme a mí mismo.

En fin, 9 días, 9 veces que fui al stand de Umbriel y 9 veces que dije “algún día leeré este libro” porque en mi imaginario, existen dos tipos de libros, los que compro y los que quiero que me regalen. Los que compro son aquellos que quiero leer, que gozo y disfruto, los que quiero que me regalen son aquellos que en verdad necesito leer, que forman parte de mi vida y, por lo tanto, necesito crear una relación afectiva que me ligue más allá del libro, sino que necesito estar agradecido con la persona que me lo regaló para sentir que el texto va más allá de lo que tengo, sino que la persona que me lo regaló en verdad vio mi necesidad (el último libro en esta categoría fue Viento Amargo de Beatriz Rivas) pero nadie entendió la necesidad de querer tener un vinculo afectivo con el texto que va más allá de lo que se entiende en el sentido completo del texto, sino el placer de haberlo recibido como regalo.

Ok, me salí de contexto, estaba hablando de la FIL y mi experiencia en este mundo. ¿Qué más digo? De cierta forma dominé el stand, pero no disfruté la FIL como todos la disfrutaron, entré creo que solo a una conferencia y de ahí en más, estuve viajando entre la zona para fumar y el stand, de ahí en más, todos miraron mis quejas y reclamos en FB, todos miraron mi rostro desesperanzado en la FIL. Encontré cosas nuevas y divertidas, conocí gente cool en el stand y de cierta forma traté de divertirme las veces que terminaba, porque era libre y era yo.

Acaba de comenzar la Bajada (para los que no saben qué es, revisen http://usuarionoidentificado.blogspot.com/2009/12/la-bajada.html ) y creo que por fin logré luchar contra todo lo que está. No conocí autores famosos, tampoco compré los libros que quería, no me quedé nunca al final de ningún concierto, tampoco redescubrí nuevos mundos, tal vez el año que viene, tal vez con Castilla y León haga cosas nuevas, tal vez no haga nada y entienda que así es la vida cuando eres adulto: perder lo que quieres por cumplir responsabilidades. En fin, a la larga, todo fue por los demás, todo fue para conseguir libros que mis camaradas necesitaban sin necesidad de pagar, todo fue por ustedes (los que estuvieron presentes y los Kasparov que no vinieron pero que estuvieron conmigo todo el día).

Trataré de despedirme con una cita, pero, como los que me conocen saben que tengo la tendencia a inventar citas famosas y atribuirlas a otros porque si las digo yo quedan pelotudas, pero si les pongo otro autor son geniales, entonces les dejo una cita de Vargas Llosa:

“Los que compran libros porque los quieren, son los que quieren los libros antes de comprarlos y piensan que son escritos para ellos, para ellos son las ferias, no para nosotros, que creemos que los libros se hacen para leerse, no para vivirse”

Al final, ni en pedo vuelvo a repetir una experiencia así…

Ataque de Panico

Exelente video!!!

5 dic. 2009

La Bajada

¿qué es la Bajada?
de todo lo que vi en Uruguay, la Bajada es creo que concepto fundamental que entenderá el género humano, como dicen "todo se acaba por precipitar"
La Bajada es ese momento del año, cada año en el que decimos "hasta aquí!" nada sigue hasta el año que viene...
la Bajada es el momento del año en el que consideramos que lo hecho hecho está y ya nada sigue, solo la indiferencia, la paz y la tranquilidad, sin preocuparse de lo que viene, de lo que será y de lo que está por ocurrir, ese momento en el que rezamos la última oración y nos dedicamos a dormir, todo es joda, todo es indiferencia hacia el futuro.
la Bajada es la niebla de la montaña, empapando una vida que, dada por vivida, se va y no se ha ido, se va y se va y sigue contigo...
la Bajada es decirle adios a un año que nos ha decepcionado desde hace siglos para poder seguir creyendo que en lugar del amor el mundo se hace daño.
la Bajada es cargar con la cruz de la nostalgia y con la idea de que el año que viene cumpliremos las promesas sin cumplir para volverlas a cumplir y gritar al unisono que el año que sigue vendrá lo mejor.
en pocas palabras La Bajada es el momento en el que para ser feliz no es necesario saberlo y la preparación para el año que sigue, lo que se hizo se hizo, lo demás es irrelevante, comenzó la bajada y ahora vivamos, no esperemos el 2010, solo gozemos hasta que nos demos cuenta que es enero y regresar a la rutina...
la primera Bajada se declara en 2002 en la voz de Carlos Tanco (quién, todas las mañanas, intepreta a Darwin Desbocatti) dentro del programa "justicia Infinita" este año, 2009, Carlos Tanco, oficialmente declara la Bajada y comienza el día de ayer, ahora todo es cuesta abajo...

3 dic. 2009

FIL

la definición por oposición, según yo, es cuándo una persona se define a sí misma de manera indirecta en base a sus contradicciones, errores y fallos que terminan legitimando aquello que consideran enemigo o contrario; en ese escenario, mi función estos días en la FIL ha consistido precisamente en eso, vender cosas que no tenemmos para que puedan llenar las arcas de editoriales más entretenidas. hoy es jueves y es el día de los chicos, las prepas y los pubertos, mañana hay venta nocturna y tendremos precios de locura (no es cierto) al final, la FIL es la misma pavada, libros que no puedo pagar, famosos que no puedo mirar, conferencias con horarios cruzados y caos vial... la odio, la odio tanto...