28 nov. 2010

el Oscuro Pasajero: Royal Deluxe‏


El escenario es el siguiente:
            Una ciudad atestada por marionetas  gigantes que vienen a exponer un  espectáculo cultural como pocos. Lindo, muy lindo.
            Esa puede ser la definición rápida de lo que fue el Royal Deluxe,  en el centenario de la revolución el afrancesamiento porfirista no puede tener mejor representación que un acto dirigido a minorías ilustradas mientras la gente, la masa, la mayoría, termina afectada por estupideces de esa magnitud.
            Claro, nadie miró el otro lado, nadie pensó en el trabajador que venía cansado de una jornada laboral de ocho horas y solo deseaba llegar a su casa para olvidar sus penas en alcohol o alguna otra sustancia que, mínimamente le permitiera sentir que su vida no es un asco. Esa fue mi sensación.
            Algunos ya saben que he ingresado a las filas del proletariado entregando los que supuestamente serian los mejores años de mi juventud  a cargar cajas. En fin, eso no es lo que me apremia, sino la sensación del pasado viernes.  Un hombre cansado, a las  6:30 de la tarde está viajando por el transporte urbano en la ruta 633, de repente, un intenso tráfico se apodera de la ciudad, intrigado por lo sui generis, pero racionalizando la posibilidad de una quincena y compras navideñas el joven decide esperar con pasividad. Pasada media hora de cansancio, el chofer hace un anuncio preocupando “hasta aquí llego, me regreso a Zapopan”.  Los usuarios, desconcertados por el anuncio bajan con parsimonia y deciden caminar el resto del trayecto; nuestro protagonista,  luego de ocho horas parado, reacciona con disgusto ante la idea de tener que caminar hacia el tren, sin embargo, la sensación de molestia y desconcierto que tienen todo sus compañeros temporales de viaje lo relaja, le hace pensar que  es parte de una colectividad que comparte su sufrimiento. Cuando llega al tren ligero, la consecuencia obvia es que está atestado a tal nivel que tiene que dejar pasar dos hasta que alcanza a subir a uno, trata de cavilar ¿qué puede hacer que de la noche a la mañana el centro de una metrópolis quede cerrado sin  previo aviso? El joven pensó en un atentado o una balacera dentro del contexto de la guerra contra el narco. Al llegar con una hora de retraso a su casa tratando de encontrar información acerca de la violencia que tal vez se desató en el centro de la ciudad ¿cuál es su sorpresa al notar que todo fue causado por unos estúpidos títeres?
            No me opongo a las manifestaciones “artísticas” dirigidas a minorías ilustradas que al final son las rectoras de la sociedad, pero cuando estos espectáculos semi elitistas afectan al obrero, al trabajador que, sin previo aviso por parte de las autoridades se ve privado del transcurso a su casa es cuando me caliento. El ciudadano (con voz y voto) que es la espina dorsal de la sociedad, aquel que trabaja mientras el artista solo reproduce espectáculos innecesarios, es el afectado ¿a quién le importa un trabajador mientras podemos imitar a Europa?  Bien pudieron avisar que cerrarían el centro, pero no, querían espontaneidad y gracias a esa espontaneidad miles de personas que ni la debíamos terminamos afectados porque   querían ver títeres gigantes, que el títere te dé comer, que el títere pague tus cuentas, que el títere viaje en camión y que el títere trabaje todo el día; no el títere no hará eso, tampoco el pintor ni el músico, eso le corresponde a las mayorías.
            Dirán que soy un resentido porque sufro del exilio de de una clase intelectual que se negó a reconocer mi genio y por eso despotrico contra ellos, pero no, al contrario, si detesto a los intelectuales es precisamente por su cada vez mayor interés de complejizar hasta lo más sencillo negando así la educación de la gente humilde “ustedes no tienen derecho a saber qué pasa, solo nosotros que vamos a la universidad, ustedes son ignorantes porque la televisión los hace estúpidos, nosotros lo sabemos, pero no haremos nada porque si hacemos algo al respecto perderíamos nuestra posición social al proletarizar el conocimiento” si un ciudadano de a pie ve a Laura Bozzo es un idiota, si lo hace un intelectual es un consumista irónico; si pinta su casa de amarillo con manchas moradas tiene mal gusto, si lo hace un universitario es Kitsch. Señores intelectuales, la ignorancia la provocan ustedes, y ustedes la alimentan porque esa es la razón de su existencia ¿no? ¿Qué pasará cuando todos seamos ilustrados? Dejarán de ser ustedes los pensadores, perderán su derecho a teorizar porque todos lo podrán hacer.  Ustedes necesitan que haya diferencias sociales para legitimizar su labor, de lo contrario, serían inútiles para la sociedad.
            Hagan lo que quieran con su arte, pero no lo hagan a costa de la gente que solo quiere llegar a dormir porque mañana tendrá que repetir otra vez la misma jornada y así el resto de sus vidas. Sean libres,  escuchen cantos zapatistas en si Ipod ¿total? Aquí los verdaderos hipócritas son ustedes.

4 nov. 2010

El Oscuro Pasajero: Cuento breve


“¿tienes miedo?”
Siempre me pregunta eso, siempre le respondo que no, pero siempre me lo vuelve a preguntar, casi esperando que recapacite, que admita mi temor y me debilite ante sus cuestionamientos.
            No diré cómo nos conocimos, solo sé que un día ella ya estaba ahí y yo era feliz; pero como toda sensación, la felicidad es un estado pasajero que se terminó como llegó. Su nombre no lo diré, porque nunca se lo pregunté, y si me lo dijo, jamás me interesó recordarlo, porque los nombres solo nos condicionan a limitar las sensaciones a un conjunto de letras, ¿No decía el Bardo que una rosa seguiría siendo hermosa aunque no se llamara rosa?
            Sucedió en viernes, estábamos callados, viviendo esos silencios que solo se dan entre personas que ya se dijeron todo y solo quedan secretos entre ellos que ninguno se atreve a decir.
            --Moriré en dos horas.
            --¿Perdón?
            --ya te dije, moriré en una hora y cincuenta y nueve minutos.
            --¿por qué?
            --porque siempre me ha gustado ser yo la que decida la hora de mi muerte y he decidido que sea en una hora y cincuenta y nueve minutos.
            --¿puedo persuadirte de que no lo hagas?
            --no, porque entonces harías la función de Dios a quitarme el privilegio de elegir cuándo muero.
            --Solo lo postergaría.
            --Dios obra de formas misteriosas, a veces solo posterga las cosas.
            Se levantó,  yo ya estaba acostumbrado a seguirla con la mirada, semidesnuda caminó hacia la cocina mientras yo trataba de adivinar si estaba dispuesta a tener intimidad humana como último rito antes de morir. Regresó con una botella de vino y se sentó a mi lado pasándomela sin dirigirme la mirada.
            Tomé de la botella y le pregunté
            --¿por qué quieres morir hoy?
            --no sé, estoy aburrida, eso quiere decir que ya no me satisfacen las cosas pequeñas, y las cosas grandes no las alcanzaré, ya no me queda nada.
            --Quedo yo.
            --No, tú también morirás, tal vez en unos meses o años, pero morirás, al final tu existencia como justificación de mi vida es solo una postergación más, como lo es todo al final.
            Tomó de la botella y me miró, me besó como si nada hubiera pasado y bajó su mano hacia la fuente de mi virilidad, que respondió al instante con la palidez natural; le quité la poca ropa que le quedaba y la recosté en el suelo.
            --Una hora y cuarenta y cinco minutos.
            --Una eternidad para dos amantes.
            --Soy una prostituta.
            --eres una santa.
            --Soy el eterno femenino.
            --Eres mi Virgen María
            --soy tu María Magdalena.
            --Eres mi Salomé.
            --Soy tu Dalila.
            --Hagamos un homúnculo.
            --Despiértame la serpiente Kundalini.
            --Reniega de Cristo.
            --Abraza la fe!
            --Mátame!
            --Dame vida!
            --Mi Beatriz!
            --Rescátame del paraíso!
            --Toma mi semilla!
            --quiero tener tu aborto!
            Terminamos, arrodillados uno al otro, sudorosos, agitados, con tres “s” en nuestras frentes.
            --una hora treinta minutos.
            --Un instante para quienes piensan en la eternidad.
            Se levantó, se vistió, traté de decirle algo y me calló poniendo un dedo en mi boca.
            --no puedo tapar el Sol, pero aún puedo tapar tu corazón.
            --Una hora.
            --Una hora  que tendrá menos minutos.
            FIN…

2 nov. 2010

El Oscuro Pasajero: la comedia electoral


El escenario es el siguiente:
Según las encuestas de salida, el partido demócrata pierda ´la mayoría en el congreso y los republicanos se hacen de escaños vitales para frenar las reformas de Obama.
            ¿Recuerdan el “cambio” de Obama? La gloria por el infierno que nos prometió el papa negro (los paranoicos por lo menos estará tranquilos que al ver su fracaso como presidente ya no puede ser el anticristo).  Las elecciones intermedias en  Estados Unidos son ejemplo de dos cosas; la primera de cómo se puede estar en lo alto y caer del gozo (la fundación Nobel debe de estar martillándose las pelotas), la otra es cómo una democracia puede convertirse en una ridícula comedia.
            Muchas veces nos lamentamos de la clase política mexicana como ejemplo de la degradación social en la que nos tienen, que los políticos no se comportan a la altura de las necesidades, que el niño verde es un agente de Televisa, ver a Pancho Cachondo desnudo en una revista y a Félix Salgado Macedonio promocionando su película, a Jorge Kawhaghi en Big Brother, a René Bejarano encabezando el Movimiento Nacional por la Esperanza y a un Juanito siempre latente. Estos payasos nos hacen creer que México tiene la clase política que se merece y que nunca estará en los niveles de civilización de nuestros modelos regionales: Brasil y EEUU.
            Hablando de Brasil,  ganó Dilma ¿y? creo que todos lo sabíamos ya ¿no? Lula no pudo celebrar mucho su cumple porque Néstor se le murió al día siguiente, Kirchner esta con Perón, el pueblo con Cristina, pero me acuerdo que Perón hizo buenas migas con Franco y Pinochet, no creo que Néstor quiera estar allá. Honores y mis respetos para Cristina, que eso de hacer el papel de jefa de estado cuando eres la viuda en un funeral pocas personas lo pueden.
            Estaba en Brasil, este modelo regional de progreso no está exenta de parodias electorales, Francisco Everardo Oliveira Silva pudo haber el diputado electo con mayor número de votos en las pasadas elecciones, lamentablemente nadie votó por él, sino por un personaje que interpreta. Así, en el Brasil del siglo XXI el payaso Tiririca, cuyo lema de campaña es precisamente decir que no tenía idea de qué hace un diputado, podrá ser un legislador más con los debidos inconvenientes de que es analfabeta (lo que se podría complicar ya que la ley brasileña te pide que mínimo sepas leer y escribir para ocupar un cargo público), aún así, será raro ver a Francisco vestido de Tiririca en el congreso construyendo un Brasil fuerte con nariz roja.
            América, nuestro coloso del norte está más allá de nuestro odio y cariño, detestado pero idealizado, añorando con ser nosotros los detestados por las naciones vecinas. En ese modelo de progreso se ha colado la fiesta del té que ya no es en Boston, con un show parecido a las pasadas elecciones a gobernador de California, los candidatos de esta agrupación republicana han lanzado un mensaje claro “en América cualquier imbécil puede gobernar” Christine O'Donnell,  desempleada que practicaba la brujería con una postura más que radical sobre el aborto y los matrimonios homosexuales, una joya. Sharron Angle candidata de Nevada usa un spot donde acusa a Obama de ser amigo de Calderón, algo intrínsecamente malo en una lucha contra el inmigrante que, espantosamente, es mexicano, ergo, México es enemigo de América.
            Asimismo, una caravana  contra el socialismo de Obama, (Dios no dio seguridad social obviamente) que convoca a millones de personas es opacada por una marcha para recuperar la cordura impulsada por el comediante John Stewart, de una forma sería una nota de “ta, ok…”, pero la sola razón de que un comediante agrupe tantas personas en un acto político es una clara señal de que el horno no está para bollos, como no lo está para Levi Johnston, ex yerno de Sarah Palin que se postulará para alcalde de Wasilia (poblado de donde es Palín), eso sí, encabezando un reality de su campaña electoral llamado “Loving Levi- The Road to the Mayor's Office”
            Cuando veas las democracias de tus vecinos ridiculizar, pon las tuyas a… bueno, haz algo. No se asusten, este es un texto optimista, nos invita a pensar que por lo menos parte de la mierda política no es única del mexicano. Pero hay otra cosa, todos estos ejemplos son una prueba de un atavismo global de desconfianza hacia la política tradicional, seleccionando a personajes grotescos que estén cada vez más alejados de lo que es la forma de gobernar, una tabula rasa política que “purifique” a una clase degradada por sus propias conductas. Ta, no sé, puede que el tea party sea algo bueno, por lo menos para poder quemarme a Sarah Palin un rato mas (sí, me excita Sarah Palin ¿algún problema?)
Al final todo el sueño progresista que se tenía con Obama pasó a una ultraderecha radical ¿la nota triste? Que el faso no se legalizó en California L
 El resto es historia.