12 jul. 2011

Un peligro para México.


En realidad no me gusta hacer este tipo de comparativas porque pueden resultar bastante sosas y prejuiciosas. Como por ejemplo el recurso barato de llamar a Calderón fascista cuando son muchas cosas las que lo alejan del fascismo, tanto como las que lo acercan a este; pero ¿No es acaso este el punto común de todos los regímenes políticos actuales? digo, una sumatoria de ideas contradictorias aglutinadas en un programa de gobierno cuyo fin es la inclusión de las fuerzas políticas, ya sean de derecha o de izquierda.
Sin embargo, desde mi alejamiento de la izquierda radical allá por 2007, mi desconfianza hacia la figura de Andrés Manuel López Obrador es cada vez mayor, y se refuerza no por la voz de sus enemigos, sino de sus propios discursos y órganos de difusión.
Las voces que critican una sociedad intolerante tienen como obligación defender precisamente lo contrario, la tolerancia y el respeto de las ideas contrarias a las tuyas, aprender lo mejor de ellas e invitarlas a depurar lo peor; así entiendo la tolerancia, así entiendo el dialogo.
Recuerdo mi reticencia o risa cínica cuando AMLO dijo que respetaría el acuerdo con Ebrard con respecto a la precandidatura del PRD para el 2012. Conociendo sus credenciales dudé por razones obvias de su credibilidad. pero ayer, luego del desastre en el Estado de México del domingo, donde se demostró que su principal base política le dio la espalda a su delfín, miro sin sorpresa que dice que respetará el acuerdo con Ebrard, pero que si éste segundo gana, será porque la Mafia en el Poder así lo quiso y él continuará con su movimiento aunque se quede solo. en pocas palabras, respetará la candidatura de Ebrard, pero hará lo posible por no apoyarla, no sé, tal vez para que si el PRD pierde en 2012 justificar así que la derrota se debió a que no estaba él.
por argumentos así, son por los que me siento con la necesidad de parafrasear a Calderón al afirmar que en realidad AMLO sí es un peligro para México.
En este momento estoy leyendo El Tercer Reich de Michael Burleigh, un libro (librote) de 1300 páginas que narra cómo durante el desmoronamiento institucional de la nación más culta del mundo esta se desvivió por esperanzas mesiánicas de discursos sin contenido otorgando una autoridad mística a un individuo que se decía elegido providencialmente para restaurar a la nación. Asimismo, narra cómo este se hizo del control de un partido fragmentado y enfrentado, desplazando a los dirigentes que abogaban por un pacto con los socialdemócratas, convirtitiendo todo signo de sedición a la interna en traición a los valores fundamentales del movimiento.
¿Les suena familiar?
La figura de AMLO tiene tintes nazis no en su ideología, sino en sus modos de desenvolverse políticamente. la existencmurilloia de un dirigente salido casi de la nada (a diferencia de los tradicionales políticos nacionales, no proviene de "familias políticas" consolidadas), que jugando a la política ha decidido convertir una nación en un teatro de batalla donde la dicotomía izquierda/derecha, la cual realmente pasaba inadvertida, se ha establecido en un "o estas con ellos o estas contra mí".
Adolph Hitler tenía un discurso claro, más allá de todo, la culpa era de tres grupos, los burgueses que lucraban especulando con el dinero alemán, los comunistas, no por sus ideas de colectivización, sino porque estos dependían de la URSS, no de Alemania; y los Judíos, fruto de todo mal intrínseco que infecta a una raza pura.
los enemigos de AMLO son uno y muchos en realidad, son Salinas, Televisa, TvAzteca, Fernandez de Cevallos, Peña Nieto, Elba Ester, Madrazo, Jesús Ortega, Norberto Rivera, Calderón, y una larga lista de actores políticos y sociales que simplemente a denominado con el nombre de "Mafia en el poder". la categorización no es difícil, ya que tienen los mismos tintes demonizantes que se achacaron a los Judíos, al ser un colectivo sin nombres en especifico, pueden estar en todos lados, al otorgarles poder los hace capaces de cualquier atrocidad que el dinero pueda comprar. Estos no son mexicanos, no, porque están sometidos a los intereses del capitalismo mundial (los nazis lo llamaban "la judería internacional").
Ante un panorama de putrefacción institucional, aparece un caudillo, que promete a través de un movimiento de regeneración nacional la purificación de la nación; un caudillo que por medio de la tribuna convierte los rencores de las masas en plataforma política, donde "otros" son los causantes de las desgracias nacionales, donde los "verdaderos mexicano" son los que pertenecen al movimiento, movimiento que defenestra la democracia y las instituciones, acusándolas de corruptas, optando por la seducción de las masas en lugar de la legislación, convirtiéndolas a ellas en la verdadera voluntad popular. Más allá de los asistentes a los mítines y los comités de base, no existe la democracia, ya que cuando esta es contraria a los intereses, se declara fraude y se opta por no respetar los resultados. La representatividad queda anulada cuando no comulgas con las ideas "restauradoras" de la nación. como dice Burleigh:
la democracia representativa quedaría sustituida por los referendos. Éstos reafirmaban la unanimidad entre un caudillo guiado por su propio destino y un pueblo al que se invitaba a respaldar esta comunión misteriosa más que a expresar elecciones personales.
Siempre he criticado la no pactación de un movimiento con elementos de la oposición, por la sola razón de que mantenerse en dicha intransigencia tiene como resultado la exclusión de un importante sector de la población. Digamos que yo soy azul, y decido no unirme al amarillo, entonces ¿dónde queda el verde? Vale, bastante reduccionista la analogía, pero expresa la idea.
El primer discurso de Hitler como Canciller consistía en que "la recuperación se conseguirá a base de fuerza de voluntad y trabajo firme, sin ayuda extranjera", así, "este programa será un programa de resurrección nacional en todos los sectores de la vida, intolerante con todo el que peque contra la nación, pero un hermano y un amigo para todo el que tenga voluntad de luchar con nosotros por la resurrección de su volk, de nuestra nación".
la fraseología que AMLO (solo unas palabras “Frente a esta sociedad de la corrupción hemos de lograr el desarrollo, el bienestar y la genuina democracia, y una indispensable revolución de las conciencias con sustento en la cultura del pueblo y en su vocación de trabajo.” ¿alguno encontró contenido?) se ha construido es la de un aspirante a autócrata, zar de todas las rusias y restaurador de un pasado mítico e ideal donde la pureza republicana era el fundamento de la sociedad mexicana, donde las injerencias extranjeras en la soberanía nacional eran repelidas por la fuerza de la voluntad nacional; el mito fundacional de Hidalgo, en una segunda instancia consolidado por Juárez y en la búsqueda de un tercer (sic) momento de independencia nacional.
¿existe alguna diferencia en la demonización que hacía Hitler para con los judío como la que hace AMLO para con la "mafia"? digo, no solo es el discurso en la plaza pública, los mismos rasgos de protofascismo que existe en los seguidores de MORENA (las siglas del MOvimiento de REgeneración NAcional de AMLO) llega a unos niveles de intolerancia que hacen temer de ellos si alguna vez acceden al poder; los más acérrimos seguidores del FAP son la peor clase, cuasi una gestapo civil que trata de modelar las conciencias de condenar a aquellos que elevan la critica más sutil hacia ellos. He visto a "influyentes" personajes del lopezobradorismo exigir a las personas que su voto deje de ser secreto para que digan públicamente por quién votaron para con eso poder reconocer si están comprometidos o no con el proyecto. he visto como llaman traidores a los que los critican y alguna vez fui atacado por algunos de ellos cuando les cuestioné su parcialidad, siempre con el recurso de "no te metas en lo que no te importa". Más de alguna vez me han llamado facho, derechista y enemigo del progreso, solo por no comulgar no con la izquierda, sino con la visión particular de "su" izquierda, la que consideran patrimonio personal; para AMLO todo el que no sea de su movimiento, es por antonomasia herramienta de la "mafia" en el poder.
duele decir, pero encuentro más asociaciones entre AMLO y Adolph Hitler que con Hugo Chávez.
por estas razones, a rasgos generales, no votaré jamás por AMLO ni nada que esté asociado a él ni dentro de su esfera de influencia.

5 jul. 2011

El Oscuro Pasajero: Los Simpson


una duda me embarga, y esta es tratar de conocer el por qué de la consolidación de la soberanía temporal de los gob... ta, me fui al carajo, hoy quiero hablar de tele.
muchas veces, cuando eramos jóvenes, criticábamos el conservadurismo de las generaciones adultas; veíamos a nuestros padres como ajenos y arcaicos a las realidades que vivimos día a día. lo que nos gustaba era precisamente aquello que tanto los horrorizaba o, por lo menos, simplemente no entendían.
ahora, como siempre nos lo advirtieron, nosotros estamos pasando por el mismo proceso en ciertas cosas que simplemente no podemos tolerar de los adolescentes de hoy. obviamente no admitimos la supremacía intelectual de nuestros padres, pero como todas las generaciones, creemos que precisamente es nuestra generación la dueña de la verdad.
vale, ahora el problema de la declaración anterior es que nada de lo que critique a partir de este momento se pude considerar como objetiva, y por más que afirme lo que es obvio, nadie ahora me creerá.
obviamente (o no tanto), me estoy refiriendo a los simpsons.
como todos los nacidos en la primera mitad de la década de los 80's (en la franja 1981-1897) crecimos como patrones culturales bastante específicos e identificables. aunque existen modelos universales que se renuevan cada generación sin perder su esencia (la figura de Mario Bros es un ejemplo perfecto), otros solo pertenecen a una generación, desapareciendo en la siguiente o perdiendo su esencia.
la mayoría de los que de niños mirábamos los simpsons, hoy, en nuestra vida adulta, podemos reconocer dos "épocas" de la serie. el que dude que pregunte, y verá que la gente se refiere a "los de antes".
la canción "hey hey, my my" (o "my my, hey hey" dependiendo de si la quieren eléctrica o acústica) de Neil Young dice en una de sus estrofas que es mejor quemarse que apagarse lentamente. Cobain usará este aforismo para justificar de cierta forma su suicidio. la idea es clara, vete en la gloria, no envejezcas en el olvido.
en el mercado latino muchas veces asociamos esa decadencia de la serie con el cambio de los actores de doblaje, francamente creo que en ese caso se recurre más a la memoria emotiva (y el rechazo a la corrupción de esta) que a una idea de qué fue lo que cambió en sí. entonces, los simpson eran buenos antes de que "cambiaran la voz de Bart".
la pregunta, bajo ese argumento, queda sin respuesta, porque la duda está en saber por qué antes eran buenos y ahora no, no en qué momento dejaron de sonar igual.
mi hipótesis (Y la que creo que es la idea general) se basa en la percepción que tenían los adultos cuando eramos niño. Un servidor, en su infancia, era de los pocos de su grupo al que sus padres no le negaron mirar ese programa, más muchos de mis compañeros desconocían de que se trataba "porque sus papás no los dejaban verlo". y ahí radica el asunto ¿por qué hace 20 años los padres prohibían un programa que hoy alientan para que los niños los vean? no es que la generación que creció mirándola es ahora padre y quiere darles el mismo placer a sus hijos, no. el asunto es que antes los Simpsons era una animación para adultos, y hoy es un programa para niños, precisamente por eso no nos gusta, porque precisamente no era lo que vemos hoy y actualmente es tal vez una representación burda de humor, la que consiste en simplemente exagerar particularidades y llevarlas al patetismo.
Antes la serie consistía en una familia de clase media donde el padre, hombre de no muchas luces (pero no tonto) llevaba una vida de obrero en una planta nuclear, casado con una mujer suspicaz cuya función era cuestionar cada decisión "atrevida" de su esposo y hacer que corrigiera su postura. sus hijos eran, el primogénito, varón de naturaleza rebelde que prefería estar en la calle y viendo tele, su hermana dos años menor, la aplicada de la familia que en algunas veces se siente alienada de esta por no compartir sus aspiraciones intelectuales y artísticas; al final, la bebé, cuya inocencia radicaba en nunca separarse de su chupón. como ven, una familia común y corriente.
Lo que miran hoy, es un hombre estúpido que solo dice "d'ou!" para justificar su estupidez, una esposa igual de idiota, un hijo idiota, una hija supuestamente inteligente y una bebé que intentan presentar como un genio.
Pero no solo son ellos, miremos tres personajes.
Flanders antes era el típico vecino de buenas costumbres, conservador en su modo de vivir, creyente dentro de una comunidad de incrédulos que se mantenía al margen de las cosas que combatían su fe. Hoy es solo un fanático religioso que se asusta cuando oye la palabra "ciencia" y quiere que todos se conviertan en su fe. (Buen Flanders "el día que cayó Flanders" [así es, el genial episodio de la tienda para zurdos], mal Flanders, el del parque de diversiones o algo así de Maude)
El directo Skinner era uno de mis favoritos, ya que era un veterano de Vietnam atormentado por sus recuerdos de la guerra y con una extraña relación a lo Norman Bates con su madre, bastante acartonado en sus modos de relacionarse, la sequedad de su personaje lo hacía el ejemplo de un director de primaria. hoy es solo ta, creo que es el personaje peor tratado por el hecho de que haciéndolo un impostor que suplantó el nombre de Skinner rompe con todo el personaje mismo. (buen Skinner: "el último tren" cuando se enamora de Selma [¿o era Paty?], Mal Skinner, no sé cómo se llama, pero es el episodio donde es un impostor)
Smithers antes era un homosexual reprimido que, debido a su posición y relación laboral con el señor Burns intenta mantener lo más posible al margen sus preferencias ocultándolas cuando es posible; hoy es tá, una loca. (Buen Smithers "Burns y los alemanes", mal Smithers, tampoco sé cómo se llama, pero es el de las medicinas canadienses)
creo que el problema no es la serie per sé, sino la Cadena Fox en sí misma. por ejemplo, tomemos una animación de Disney/pixar y una de Fox. si yo miro que pasan en la tele Shrek (como sucedió el domingo), tengo la suficiente indiferencia de cambiarle y mirar otra cosa, pero eso no me pasa cuando pasan Cars, Bichos, Toy Story o Wall-E. eso se debe a que las historias son diferentes, por ejemplo, mientras que en Shrek Smash Mouth hace el tema, con Toy Story usan a Randy Newman ¿por que? porque Fox mira el ocio como algo rápido, que tiene que adaptarse a la moda del momento, hacer chistes que hagan referencia a programas de Tv y situaciones que puede que estén en las noticias, apariciones del famoso en turno y ya, guita fácil. así, puedes mirar una peli y reír bastante, pero la segunda vez sentirás el chiste desgastado, porque la moda de ese comentario se ha perdido. las animaciones de Pixar son historias universales, donde prefieren buscar formulas probadas de relatos generacionales, al no ubicar los chistes en un contexto (díganme un chiste de Toy Story 3 que te haga decir "este chiste solo se entiende en 2010") convierten su humor en supra generacional, razón por la que Toy Story 3 haya tenido igual número de espectadores adultos que infantiles, porque los niños miraban dibujitos y nosotros un relato autobiográfico, donde la madurez y el crecer era el leit motiv de la historia, cuando veo Shrek o Madagascar me aburro de los chistes de Britney Spears o el tarareo de canciones de moda.
la lógica de la decadencia de los simpsos entonces proviene de la estructura publicitaria de la cadena de Rupert Murdoch, no de un mal endémico, el problema fue que no se canceló a tiempo y se infectó de la nueva dirección de la empresa; antes había muchos famosos en los simpson, pero estos eran colocados inteligentemente para que no resaltar dentro el episodio y se mantuviera el protagonismo de la familia amarilla, ahora, con un "famoso" cada semana la cosa es diferente, antes eras miembro oficial de la cultura pop su aparecías en la serie, ahora son solo cameos lamentables en un programa de calidad inferior a el chavo animado.
Los simpson deberían ser cancelados sin ningún homenaje, pues a estas alturas, no merecen el respeto de nadie.
tal vez me estoy volviendo demasiado viejo a temprana edad y eso me haga bastante conservador en muchas cosas "que en mis tiempos eran mejores", tal vez tenga razón y mi opinión será validada por las masas sociales, tal vez la historia me juzgará y mis opiniones tengan la misma relevancia que la de Juan Castillo Rodriguez Acevedo que en 1965 dijo "voy al baño" durante una plática y de las que ningún almanaque hace eco porque nadie lo conoce, sobre todo porque me acabo de inventar ese nombre.
el resto es historia.

El Oscuro Pasajero: un poco de memoria


Hace pocas lunas tuve uno de esos días en los que dentro de la conversación con una de mis dos internacionalistas favoritas apareció el nombre de mamá coneja, inmediatamente saltó a mi mente un breve jingle: "mamá coneja es la mamá tuntuntuntun! de los pollitos!", pero la memoria opera de forma extraña, más allá de esa melodía, desconocía totalmente en qué consistía (En realidad la asociaba a una mercería o algo así). curiosamente, vinieron a mi mente otros jingles y temas musicales de cosas que asociadas a mi infancia; rápidamente luego de mamá coneja tarareé "en juguetes, lo más grande, es la coloniaaaaaal... Colón 710".
hasta ahora todo parece indicar que me he criado por medio de melodías cortas y pegadizas, memoria de sloganes. esto viene a cuento de otras dos cosas que están invariablemente relacionadas con este asunto de la memoria.
no sé si llamarla memoria emotiva, porque sé que no es eso, la memoria emotiva consiste en querer algo no porque sea bueno, sino porque nos remonta a un episodio de nuestra vida (comúnmente la infancia) donde, por rescatar nuestra inocencia, lo queremos y admiramos. pero en este caso me estoy refiriendo a otro tipo de memoria, ahora me explico.
Hace unas dos semanas La Señorita Kasparov y un servidor nos despedimos, acordamos un encuentro antes de su partida (por el momento con carácter de definitiva), pero durante la conversación surgió una idea, la del recuerdo sensorial, es decir, cuando hacemos una cosa aparentemente trivial, pero el mismo acto de hacerla nos remonta al momento en el que la hicimos por primera vez, situándonos sensorial mente en ese contexto; no es de que "recuerdes" sino que sensorial mente algo de ti está en ese lugar. Hasta ahora yo he localizado 3, escuchar el Lucas XV de Nacho Vegas me remonta al Uruguay, porque el disco lo bajé pocos días antes de viajar, lo escuche durante el viaje y la estancia, asociando sensaciones a ese disco, razón por el que cuando lo escucho mi me "siento" ahí. Asimismo, el Diariu también de Nacho Vegas me lleva a un ferry en el medio del Río de la Plata, puesto que es lo que estuve escuchado durante mi primer viaje a Buenos Aires. bien puede uno creer que esto es meramente auditivo, pero hace un mes encontré otro; por azares del destino (un Xbox estropeado que solo lee algunos juegos), me puse a jugar Red Dead Redemption, el acto de jugarlo tiene un resultado, la última vez que lo hice fue hace exactamente un año, durante el periodo de transición del depa a mi casa; entonces, las sensaciones retornan cuando lo juego porque, como la última vez, cuando lo hago me siento en mi habitación paterna, totalmente llego de cachivaches del depa y dos gatos que no encuentran su lugar, por razones que no vienen al caso, el primer gran periodo de transición en mi vida.
justamente, y tal vez a raíz de descubrir el motivo de estas sensaciones o por lo menos conocer su definición, me puse a leer nuevamente la misteriosa llama de la reina loana de Umberto Eco, donde el protagonista pierde por completo la memoria episódica; al parecer existen tres tipos de memoria, la implícita que nos hace reaccionar sin razonar las cosas de manera automática (abrocharse los las agujetas o caminar), la semántica que es la que nos permite saber que nuestra mujer no es un sombrero y la episódica o autobiográfica, que es la que nos compete únicamente a nuestro ámbito personal. el protagonista, en el día a día siente que unas cosas provocan más sensaciones que otras, como si una "misteriosa llama" emergiera de él. a esa "misteriosa llama" me refiero cuando hablo de que ciertas cosas me remontan a ciertos lugares.
ahora bien, esta clase de recuerdos son imposibles de encontrar de manera racional, lo sé porque una vez que fui consciente de las sensaciones, traté de buscar asociaciones para crear atmósferas, mas me fue imposible, pareciera que esa clase de recuerdos sensoriales no son objetivamente identificables, como si tuvieran que llegar de repente. me gustaría pensar que existe una fórmula para poder transportar la psique a ciertos episodios, pero también creo que es relativamente peligroso, ya que conlleva el riesgo de terminar atado más a episodios del pasado que a sensaciones del presente.
basta decir que al final de la novela de Eco, el protagonista termina completamente loco.
El resto es historia.

4 jul. 2011

El Oscuro Pasajero: En esto creo.‏


a veces me pregunto concretamente en qué creo.
no voy a ocultar que tuve mi pasado "facho", no me avergüenzo de este, ojo, tampoco digo que enorgullezca, pero negar ese pasado mío sería devastador para mi psique actual.
pero no me refiero al pasado católico estilo "estrella de David=satánica" o " los judíos mataron a Jesús, por eso son malos". no, de hecho me refiero que durante un tiempo considerable practiqué un antisemitismo de corte nacionalsocialista, es decir, estilo "los judíos controlan el mundo". Era lector asiduo de Salvador Borrego, Traian Romanescu, Miguel Serrano y otros más. Leí más de una vez los protocolos de los sabios de Sión y panfletos tendenciosos con títulos como "el Talmún desenmascarado". asimismo, para añadirle más cerecitas al pastel, también era un paranoico consumado, desde afirmar que a las Torres Gemelas las tiró el sionismo internacional para invadir Medio Oriente hasta asegurar que EEUU nunca llegó a la Luna y que todo fue un montaje filmado por Stanley Kubrick, sí, así fui un tiempo, un paradigma de la ignorancia y ejemplo de como una mente lúcida se puede perder si no tiene la orientación adecuada.
Y digo que no me avergüenzo de este pasado porque ahora son menos idiota que en esos tiempos (Tiempos en los que no me auto denominaba idiota, sino librepensador) y porque, defendiéndome desde esa trinchera, soy perfectamente consciente de todos los errores argumentales y flaquezas explicatorias de esas tendencias. ¿por qué dejé de creer en todo eso? en primera, por los mismos motivos por los que inesperadamente dejó de leer un libro; cuando me encuentro un dato obvio falseado de manera intencional, a tal modo que me hace mirar con cierto recelo el resto de la obra; por ejemplo, en América Peligra de Salvador Borrego se hacía referencia a la CEDA (Confederación Española de Derechos Autónomos) el tema me interesó, así que busqué en otros lados sobre el tema, mayor fue mi sorpresa al encontrarme a esta organización, pero con una clara diferencia en el nombre, en absolutamente todos los lugares que veía llamaban a la CEDA Confederación Española de Derechas Autónomas. como verán, el autor, con la clara intención falsear la información cambia "derechas" por "derechos" que suena más empático. un error así, que en otro momento pudo ser de dedo es capaz que alguien que crea en ti se sienta traicionado, así comencé una depuración critica de una ideología que cada vez más me arrastraba al otro extremo, a la izquierda radical.
tampoco niego mis tiempos de marxista-leninista, de lopezobradorista y stalinista; de nuevo, me arropé en un manto ideológico que me alejaba totalmente de una derecha que me había decepcionado, en lugar de moderar mis posturas, las consideré falsas y odié todo lo que sonara a religión y libre mercado (los elementos con los que el de izquierda siempre asocia a la derecha). seguía siento conspiranoico, pero como todo bien conspiranoico, ahora el enemigo eran los banqueros y el FMI, no los judíos. Fue el mismo proceso, todas las cosas que rechazaba de la derecha me las encontraba maximizadas en la izquierda, todo ocurría los los designios de Lobby's y EEUU era un imperio tan malvado que Chávez era mi modelo de un socialismo efectivo (sic). fueron los tiempos de CUCSH, de la tesis y mi interés sobre el siglo XIX; fue cuando quise entrar en la mente de mi enemigo natural en ese momento, el conservadurismo.
obviamente me acerqué con los prejuicios naturales de un auto denominado socialista, juarista no era, puesto que en mis tiempos de facho había conocidos cosas non-gratas del prócer. pero conforme me metía en la cabeza del conservadurismo decimonónico, algo se iba activando en mí, algo concreto, más allá de discurso ideológicos, Lucas Alamán se me presentaba como el hombre más coherente de su siglo, con sus errores claros (como la necesidad de Santa Anna), pero con un programa que llamaba al orden en un siglo donde todos buscaban el caos en pro del progreso. A diferencia de lo que muchos piensan (entre ellos, el grueso de los auto denominados historiadores de corte " A Juárez no me lo tocas"), los conservadores no buscaban el retorno a la colonia, miraban la independencia como un hecho consumado, lo que deseaban era evolución, no revolución, mantener a la iglesia no por cuestiones confesionales, sino porque al mirar el país hundido en una ruina total (veían la mexicaneidad en peligro una vez que el vecino anglosajón protestante y federalista del norte acababa de cercenar medio país), solo quedaba la religión como puente de unión entre los nacionales (reto a los historiadores a que me encuentren en Lucas Alamán una defensa del fuero eclesiástico). Básicamente los conservadores eran liberales moderados, ambos tenían el mismo fin, pero la velocidad era el tema en cuestión. mientras aprendía de esas cosas por la fuente misma y por por interpretaciones tendenciosas, miraba como mis dogmas socialistas se colapsaban ante la parecencia de las acciones de la izquierda. las falacias tajantes que me decepcionaron de la derecha las miraba potencial izadas en los portales de izquierda, donde absolutamente todo lo malo que pasaba era por culpa de la derecha, del gran capital; una ideología donde no existe la autocrítica es peor que el fascismo más cínico. una vez más, mis estructuras mentales fueron puestas a prueba ¿a dónde ir cuando derecha e izquierda son igual de decepcionantes y la tercera vía no es más que un híbrido tanto de virtudes como de defectos? simple y llanamente me volví un descreído, posición más difícil cuando vez que es imperativo tomar postura en todo.
partimos de la idea de que la critica por critica es más por joder que otra cosa, siempre que criticas algo es porque de alguna manera debes de tener una alternativa para proponer. Demonizar al gobierno como "uuuuy, malo malo es el gobierno porque todos son narcos y malos" y dejar ahí el comentario es más ejemplo de limitaciones cognoscitivas que de mentes racionales.
pero entonces ¿en qué creo?
creo en la democracia con voto restringido para no derivar en populismos.
creo que que la soberanía emana del pueblo pero el pueblo no puede decidir arbitrariamente.
creo que perdemos demasiado tiempo complejizando conceptos en lugar de reducirlos a ejemplos concretos y prácticos.
creo que la mayoría de los estudiantes universitarios son más tontos que la gente sin estudios porque se creen los dueños de la verdad.
creo que es bastante fácil el desarrollo sustentable pero más allá de gran capital, su inviabilidad es culpa del ciudadano promedio que come con la derecha y saluda con la izquierda.
creo que la culpa de los gobernantes es la misma culpa de quienes los eligieron.
creo en la reelección de los gobernantes.
creo que deberían legalizar el aborto, la eutanasia y los matrimonios homosexuales, pero no en la legalización de la marihuana como solución al narcotráfico.
creo que los intelectuales son menos conscientes de la realidad que un obrero.
creo que la guerra contra el narco no es buena, pero es necesaria.
creo que la izquierda mexicana asociada al lopezobradorismo no debería gobernar.
creo que el PAN se desgastó en 12 años como el PRI en 70.
Creo que Ross y Rachel son la pareja más sobrevalorada y acartonada de la televisión.
creo que Rita nunca debió morir.
creo que la religión es un refuerzo positivo para las personas buenas, que serían buenas con o sin ella, al igual que las malas son malas con moral o sin ella.
creo que EEUU es un mal necesario.
creo que la gente malinterpreta bastante la función del FMI y el Banco Mundial
creo que valorar las opiniones no por la opinión sino por quien la emite es un error que deriva en intolerancia.
creo que hay más sesgos cognitivos en nuestro hablar diario que puertas en un show de Benny Hill.
creo que la ciencia tiene un número limitado de respuestas a un número ilimitado de preguntas.
creo que el peor enemigo de la izquierda latinoamericana son sus principales dirigentes.
creo que la derecha gana porque su programa es cohesionado y deja las discusiones conceptuales para otro momento.
creo que soy un tecnócrata neoliberal de izquierda.
Creo que si el PRI ganó ayer es porque PAN y PRD son incapaces de ejercer autocrítica y es más fácil para ellos culpar al Estado.
creo que debería dejar de escribir por hoy.