23 abr. 2012

Anotaciones electorales


La democracia es una de esas cosas que cada día escuchamos en diferentes lugares o situaciones, siempre con la misma connotación de que esta consiste en que el pueblo elija.
            Independientemente de la categoría que le podamos dar a “pueblo” y “elección”, la democracia es una de esas palabras siempre citadas pero nunca explicadas o razonadas, con tener cada cierto tiempo de campañas, debates y votos en urnas los delegados de la convención vuelven a sus provincias hasta que el próximo monarca en turno convoque nuevamente a los Estados Generales.
            ¿Quiénes son los que este año compiten por la gloria de formar parte del pasillo del poder y el encumbramiento social?
            Allá por tiempos del 2005 cuando Roberto Madrazo ocupaba la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI junto a la eterna Elba Esther Gordillo las diferencias entre estos, aunque siempre existentes, se volvieron algo evidente y engorroso para las aspiraciones de Madrazo a la candidatura del partido. La creación del TUCOM (Todos Unidos COntra Madrazo) como muro de contención no impidieron esto, pero sí provocaron el mayor descalabro del PRI luego del 2006, es decir, la separación del sindicato de maestros de sus bases. La “maestra”, incapaz de soportar un hipotético gobierno de su némesis, decide arrebatarle el grueso del voto magisterial y crear un partido propio con la única función de restar votos al PRI, así nació el Partido Nueva Alianza.
            Gabriel Quadri tiene por origen este conflicto, hasta poco tiempo antes del registro de candidatos estaba en negociación una alianza del PANAL con el PRI, pero este segundo, bastante seguro de su triunfo, decidió no invertir capital político en cargos futuros y le dijo que siempre no al PANAL. Quadri sabe que no es ni remotamente una figura política, él, como Roberto Campa, son solo figuras menores cuya existencia solo se justifica con el deseo del PANAL de subsistir y no perder el registro como ya le pasó a Alternativa Social (era Alternativa Social y Campesina, pero la parte “campesina” se escindió luego de un intento de golpe de Estado perpetrado por el doctor Simi). Como Campa en su momento, se sabe perdedor de la contienda, y eso le permite ser el más propositivo, no porque sea el que tiene mejores propuestas, sino que al no tener nada que perder, sabe que no va a ganar, así que no tiene que pensar en los medios para cumplir lo prometido.
            Ahora vamos a los tres, los reales, los futuros tlatoanis del Imperio Mexicano.
            Hace unos años, allá por la década de los sesenta se hizo una película (basada en una novela de los cincuentas), de la que hace unos años (unos años después de los hace unos años iníciales de la oración) se hizo un remake con Denzel Washington que en espanish se tituló “el embajador del miedo”. La historia, similar en ambas versiones, tiene el entintado ideológico para hacerla funcionar en el siglo XXI que en lo sesentas, básicamente consiste en cómo los comunistas (en la primera) y las multinacionales (en la segunda) orquestan un plan macabro para convertir en presidente a una marioneta a creada para satisfacer sus propios intereses.
            Este “Candidato Manchuria”, hoy puntero en las encuestas y deseoso se ser entronizado en la “grande” para obrar, según la evidencia, a favor de ciertos intereses corporativos.
            Enrique Peña Nieto es una creación de un star sistem que aplaude el carisma y la popularidad en detrimento del discurso. Negarse a debatir no es una señal de cobardía, es la aceptación tácita de que el debate le es indiferente cuando ya tiene las cámaras (porque la polémica alimenta al artista cuando este no tiene nada más que ofrecer). Peña es cada vez más defenestrado en las redes sociales, pero eso le tiene sin cuidado ¿Por qué? Porque la clase media, otrora el motor de la sociedad en materia electora, le es indiferente. Peña tiene los ojos puestos en las masas populares que se derriten con su sonrisa y el escote de su esposa, también tiene la mirada en esa élite económica de la que depende para subsistir, ellos son su carta fuerte, no una clase media cada vez más crítica y cada vez menos autocrítica. Josefina Vázquez Mota se enfoca en precisamente esa clase media. La abanderada de la derecha ideológica, la del conservadurismo y persecución de minorías. La que ve la cohesión social en un sistema que dé preferencia a los iguales, a los pares, pero estos pares navegan con el timonel de una persona que vive en el Titanic electoral que está destinado a hundirse por la existencia no de una mala conducción de la campaña, sino por haber convertido en candidata a una de las figuras mas parcas, secas y amargas de la política.
            La campaña de Vázquez Mota inició mal, y el primer error consintió en elegirla a ella por su condición de mujer, no por sus capacidades políticas. Las bases del PAN vieron en la primera candidata de un partido fuerte con posibilidades de ganar como la única esperanza de triunfo, pero luego de una serie de pifias propias de principiantes se ha hundido en encuestas cada vez más desfavorable y ha encontrado como única alternativa una campaña sucia contra el PRI, en cierta parte porque han reconocido  que no tienen otra cosa que ofrecer que les funcione. Un rostro cadavérico, casi anoréxico, una personalidad seca, cuyo tono a la hora de hablar evoca a rancias fórmulas políticas de oraciones cortas, dichas de manera pausada para que lleguen y apelando a que los oyentes son maniquíes de lento rendimiento. Al contrario, el tono discursivo de AMLO y EPN es familiar, afectuoso, alejando del rancio tono discursivo de Vázquez Mota. En sus discursos no existe la que sería su única carta, la referencia, tiene nombres detrás: Michelle Bachelet, Dilma Rouseff, Angela Merkel y Chinchilla, todas ellas mujeres gobernantes del pasado y presente reciente que podrían servir de émulos discursivos, pero no, el condicionamiento de su asistencia a la de EPN la debilita mucho más, porque deja en relevancia que su interés es atacar al abanderado del PRI y no debatir con alguien como AMLO que, revirando todas las encuestas, está canalizando los errores de sus contrincantes para un aumento en su popularidad moderado, pero de una forma tan constante que puede terminar beneficiándolo.
            Él es el tercero, anteriormente manejando una retórica incendiaria que rayaba en el neofascismo, el MOvimiento de Regeneración Nacional (rimbombante nombre con ecos de totalitarismo) se ha mutado en una república amorosa; aunque en una sociedad tan machista como la mexicana un nombre así tiene características peyorativas que atentan contra la masculinidad, el termino intenta generar conciliación, una gran concertación que busca lavar la imagen de AMLO, de comunista a socialdemócrata, de que no es un peligro para México, es más, de que el peligro radica en la continuidad, pero la tiene mucho más difícil que sus rivales, al no ser una figura nueva, carga en sus espaldas nombres como Gustavo Ponce, René Bejarano, “Juanito”, Paseo de la Reforma y un sinfín de expresiones de carácter autoritario que pese a la amorosidad siempre está detrás el hombre necio, rencoroso, que “perdona” a sus rivales como si él pudiera arrojar la primera piedra, la actitud del “puro” que se reconoce en cada uno de sus enemigos porque le demuestran ellos su propia perfección.
            AMLO nace como fruto de un sistema en decadencia que desea abrazar fórmulas rápidas, este mesías republicano  busca no una transformación de las instituciones, sino el retorno a un pasado que, por mítico, se torna irreal. La utilización de símbolos juaristas intenta establecer un puente entre el prócer y él, culpando al porfirismo y ese neoporfirismo que fue el PRI del siglo XX, con las mismas formas que los correligionarios de Juárez hicieron lo mismo al despreciar todo vestigio colonial y mitificar un pasado indígena que solo existía en sus cabezas. AMLO representa la alternativa menos pragmática por ser la más idealizada. Demasiado hipe para un político.
            Peña Nieto tiene carisma, eso es evidente, pero es una figura carente de discurso; Andrés Manuel es soso y acartonado, pero su discurso es atrayente e incluyente. Por desgracia (o fortuna dependiendo de los vientos políticos) es acartonada y sin discurso, quedándose en la mediocridad ante sus contrincantes.
            El candidato Manchuria, representante de los poderes fácticos puede perder por las mismas razones por las que va ganando, su estrategia del silencio lo puede llevar a no reconocer las aguas políticas cuando comiencen a ser desfavorables.
            La timonel del Titanic, heredera de la tradición más rancia del conservadurismo va a la deriva por culpa de ella misma y su evidente debilidad a la hora de manejar algo tan delicado como una campaña electoral oficialista. Solo podría ganar si Calderón atrapa al Chapo y entre sus pertenencias está una foto de él con AMLO y EPN, ergo, que toquen los violines.
            El mesías republicano tiene las cartas claras, su triunfo depende de sus rivales, usando la no confrontación de EPN y canalizando la mediocridad de JVM, matizando su discurso y reconociendo sus errores (o sea, manteniendo la campaña actual), puede estar más cerca de la grande de lo que parece.
            El país debe de esperar a junio, ese mes, tan lejos y tan cerca, radicalizará las posturas, dogmatizará las encuestas e intentarán las fórmulas más extrañas, todo para ser coronado, todo por la patria.

20 abr. 2012

Lo ke haiga que desir.



Por qué guardo silencio, demasiado tiempo,
sobre lo que es manifiesto y se utilizaba
en juegos electorales a cuyo final, como votantes,
solo acabamos como índices en las encuestas.
Es el supuesto derecho a una transformación nacional
el que podría fragmentar al pueblo mexicano,
subyugado y conducido al júbilo organizado
por una institución,
porque en su jurisdicción se sospecha
la fabricación de una gran fraudulentación.
Pero ¿por qué me prohíbo nombrar
a ese otro partido en el que
desde hace años —aunque mantenido en secreto—
se dispone de un creciente capital social,
fuera de control, ya que
es inaccesible a toda auditoria?
El silencio general sobre ese hecho,
al que se ha sometido mi propio desprecio,
lo siento como gravosa mentira
y coacción que amenaza sancionar
en cuanto no se respeta la ley electoral;
“antipartidismo” se llama la condena.
Ahora, sin embargo, porque mi país,
sancionado y llamado a comisiones una y otra vez
por crímenes muy propios
sin parangón alguno,
de nuevo y de forma rutinaria, aunque
enseguida calificada de intervención,
va a entregar al congreso otra legislatura cuya especialidad
es dirigir reformas anquilosadas
hacia donde no se ha probado
la coherencia de una sola legislación,
aunque se quiera aportar como prueba el temor...
digo lo que hay que decir.
¿Por qué he votado hasta ahora?
Porque creía que mi nación,
marcada por un gobierno incompetente,
me prohibía atribuir ese hecho, como evidente,
al ciudadano común, al que estoy unido
y quiero seguir estándolo.
¿Por qué solo ahora lo digo,
envejecido y con mi última tinta:
México, comedia nacional, pone en peligro
una paz social ya de por sí quebradiza?
Porque hay que decir
lo que mañana podría ser promesa de campaña,
y porque —suficientemente incriminados como electores—
podríamos ser cómplices de un fraude
que es previsible, por lo que nuestra parte de culpa
no podría extinguirse
con ninguna de las reformas habituales.
Lo admito: no sigo callando
porque estoy harto
de la democracia de Occidente; cabe esperar además
que muchos se liberen del gobierno, exijan
al causante de ese peligro visible que renuncie
al uso de las urnas e insistan también
en que los dirigentes de todos partidos permitan
el control permanente y sin trabas
por una instancia internacional
del sistema político nacional
y de las recaudaciones fiscales del país.
Solo así podremos ayudar a todos, dogmaticos y relativistas,
más aún, a todos los seres humanos que en esta región
ocupada por la demencia
viven enemistados codo con codo,
odiándose mutuamente,
y en definitiva también ayudarnos.

11 abr. 2012

Fragmentos aleatorios leídos en Internet.

Inquieta a las autoridades crecimiento de un nuevo culto
Daniel Hernández El Informador.
En los crecientes meses la ciudad de Guadalajara ha presenciado el crecimiento a pasos agigantados la práctica de un nuevo movimiento religioso que ha sido llamado como “inquietante” por las autoridades locales y una “herejía peligrosa” por la Conferencia Episcopal.
            En los últimos meses, la aglutinación de algunos movimientos locales de pequeño tamaño en una única congregación de carácter masivo ha ido generando preocupación en ciertos personajes de la espera pública y religiosa. La autodenominada Nueva Iglesia Naturalista de la Integración a la Verdad Eterna (NINIVE) apareció de manera casi repentina en la escena local. Aunque nominativamente es inofensiva, señala Miguel Insulza, catedrático de la UdeG, contiene un cargado discurso antisemita que canaliza los peores temores del México rural, permitir su crecimiento es legitimar las mismas ideas que hicieron tanto daño a Alemania hace ochenta años, sentencia.
            Para la doctora en movimientos sociales Selena Ivei, la aparición de esta clase de grupos corresponden a un sentimiento cíclico de canalización de odios y frustraciones de las clases populares, el pietismo religioso del siglo XXI no responde a las corrientes religiosas tradicionales, advierte, sino que es una confluencia de ideologías muchas veces contradictorias entre sí de manera intencional, esto para ganar adeptos y aumentar el número sacrificando la integridad misma de su teología.
            El representante estatal de la CNDH, Sergio Sepúlveda, ha declarado que esta clase de movimientos con marcada tendencia xenófoba y discriminatoria no tienen cabida en la sociedad mexicana moderna y que solo perpetuán las atrocidades cometidas en el pasado, culpar a las minorías religiosas por medio de un gnosticismo retrograda solo desvía la atención de las personas de sus propios problemas reales y les hace creer que existen soluciones lineales a todos los problemas.
            Nacida como una pequeño grupo de cristianos evangélicos, el movimiento ha presentado un crecimiento exponencial considerable en boca del autodenominado Hierorabí Néstor, que utilizando una retorica incendiaria cargadas de lugares comunes (llamada por sus seguidores “escolástica democratizada”) se ha ganado con el corazón de miles rodeándose de prostitutas, drogadictos, colectivos Lésbico-Gay’s, alcohólicos y delincuentes menores, legitimando sus acciones como parte de un programa divino de integración y ganándose sus voluntades hasta convertirlas posiblemente, como alcanza a adivinar la PJEJ en un reciente comunicado, en unidades paramilitares sometidas a su voluntad.
Patricio Hernández, vocero de la congregación, en entrevista radiofónica ha declarado “Las declaraciones del  Hierorabí son las mismas que aparecen en la Biblia, en el Libro de Malaquías dos once dice: ‘Judá ha traicionado, y se ha cometido una abominación en Israel y en Jerusalén. Porque Judá ha profanado lo que está consagrado al Señor, lo que él ama, casándose con la hija de un dios extranjero.’ El Hierorabí solo está retomando las advertencias hechas hace tres mil años”.
            Ante la pregunta de si no temen que el discurso utilizado por su comunidad sea similar al pensamiento nacional socialista respondió “los nazis pertenecían a grupos ocultistas y eran antisemitas porque creían que los judíos eran los ladrones de sus riquezas, nosotros solo advertimos la realidad con pleno respeto a los demás, nunca hemos utilizado un discurso de odio que aliente a la violencia”. Cuando se le reiteró el cuestionamiento de si sus miras son más allá que de la sola actividad religiosa respondió secamente “en 388 un grupo de cristianos quemaron la sinagoga de Calínico, cerca del Éufrates, el Emperador Teodosio I ordenó reconstruirla con el dinero de los mismos cristianos, Ambrosio de Milán se preguntó ‘¿Qué es más importante, la exhibición de disciplina o la causa de la religión? El mantenimiento de la ley civil es algo secundario comparado con el interés religioso’ no hay nada nuevo bajo el Sol, nuestras ideas son eternas, no los gobiernos” reconoció para después dar por terminada la entrevista.


Extraído del blog de Santino Cavazza
¿Cuál es la naturaleza del mal? Hace algunos días un servidor decidió meterse en la intrincada red de un movimiento mesiánico que me inquietó de tal manera que intenté buscar alguna forma de entender que esto no era una iglesia en Guadalajara sino una cervecería en Múnich.
            La llamada Nueva Iglesia Naturalista de la Integración a la Verdad Eterna es una de esas rara avis nacidas en el seno de la sociedad más conservadora sin pasar por el filtro de la racionalización de la fe. Juntando una serie de principios religiosos básicos, como la recompensa y el castigo, así como el condicionamiento de que nuestras acciones en la tierra tendrán relevancia en un mundo superior. Pero hasta ahí.
            El día que decidí asistir lo primero que tuve que resaltar es que no era el esquema tradicional de un culto o secta, es decir, no tenían esa condición selectiva en la que depuran a aquellos que puedan considerar contrarios o peligrosos a sus creencias, sino que las puertas, siempre abiertas para mi sorpresa, no se cierran llegando a estar abiertas incluso a altas horas de la noche.
            Cuando comienza el culto, los asistentes no toman asiento a pesar de las sillas perfectamente ordenadas para su comodidad, sino que permanecen parados en la espera del hierorabí Néstor—ya hablaré de él—que, cuando aparece, en lugar de ser recibido con los aplausos propios de un ególatra, entonan un mantra bastante parecido a los que escuchamos en la India (Según dicen la repetición de sonidos sin sentido tiene la función de dejar la mente en blanco al impedir que se realicen operaciones semánticas en el cerebro). Pasados casi diez minutos lentamente dejan de orar para mirar fijamente al orador; éste aparece vestido en una túnica blanca, ornamentada con incrustaciones doradas—espero que no sean de oro—que contrastan con las sandalias de cuero que porta. Mira al público y sonríe, comienza saludando a  tirios y troyanos para luego leer—no sé si intencional o aleatoriamente—un fragmento de la Biblia o de alguno de esos libelos que escriben algunos de sus “fieles” para pasar a dar lo que él llama el sermón.
            ¿Cómo describir su desarrollo? Voy a partir con que no es Hitler, y como no es Hitler, no tiene ese mesianismo en su discurso que engatusa a las masas haciéndolas creer que sin él el fin es la otra alternativa, de hecho su método es más sutil e inteligente. Comienza de manera pausada, incluso demasiado lenta en veces, pareciere que le está dando tiempo a las personas distraídas para que se unan a los oyentes, después, sin que se den cuenta—o yo no supe en qué momento sucedió—unas seis personas, tres de cada lado, están paradas junto a él, miran fijamente al público, primero uno cree que es para detectar a los disidentes, pero luego de un rato descubres que son una especie de equipo médico de respuesta rápida para los que puedan presentar dolencias no se pierdan el sermón. Me perdí unos instantes, pero el tono ahora era más algo y veloz, incluso de una velocidad que me pierdo en algunas palabras, pero mientras más rápido habla más alto es el tono. Como no tiene micrófono gesticula los brazos de manera que parece coordinada, mueve el brazo izquierdo rápidamente cuando quiere hacer énfasis en algo, luego, cuando termina una oración, hace un movimiento rápido horizontal con el brazo derecho y mira fijamente al cielo. Ha dejado de mirar al público hace rato y entra en una especie de trance silencioso, no habla, pero en las cuatro pantallas instaladas pude ver que mueve los labios, como hablando para consigo mismo. Luego ¡pam! Vuelve al tono lento, repitiendo la misma idea anterior, pero no puedo distinguir si lo hace con tono de disculpa por lo dicho o si estuviera repitiéndoselo a sí mismo, incrédulo de sus propias palabras. Uno de sus “médicos de élite” lo toma en un gesto previsible, o está perfectamente ensayado en qué momento sostenerlo o no es la primera vez que se desfallece al terminar.
            ¿Quién es el Hierorabí Néstor? Cuando vi el sermón entre en la disyuntiva de saber si era un líder carismático o un estafador malicioso que tiene bien estudiados los gestos y los modos de actuar. Luego del servicio quise entrevistarme con él, pero evidentemente me dijeron que estaba ocupado con otros feligreses necesitados—esta vez sí fue claro el sistema selectivo, parece que quieren evitar intromisiones de periodistas—por desgracia, para cubrir mi “tapadera” no podía hace demasiadas preguntas, o por lo menos no tan obvias; lo que sí no puede dejar de preguntar era sobre él, nadie tenía idea, eso sí, de qué era en sí un “hierorabí” la palabra tampoco me aparece en google, algunos me dijeron que era un titulo otorgado a unos pocos iniciados en ciertos ritos, que además de él, solo hay otros dos hierorabís, pero que están ocultos, y que es un titulo con el que se nace, que no se hereda, según un panfleto que había en la entrada, cuando moría un hierorabí, pasados tres años nacía otro y su paradero le era revelado a los otros dos que lo buscaban y le revelaban su condición. Aquí fue cuando o no entendí nada de nada, porque o es un charlatán, o un verdadero creyente de eso y, para ser sincero, me asusta más que sea la segunda opción.
            Lo segundo que descubrí es que creo que realmente no se llama Néstor, sino que es un nombre que se impuso a sí mismo—se siente Papa—y que realmente nadie sabe quién es o quién era, algunos dicen que pasó algunos años en el extranjero, aprendiendo ciertas cábalas en Jerusalén; otros que fue iniciado en un lugar secreto cerca de Eleusis, otros, los más racionales, recuerdan haberlo visto trabajando en una papelería hace un año—en la prensa esta es la versión más aceptada, aunque por alguna razón, cualquiera que pudiera haber dado dato de él o no se encuentra, o no quiere hablar, o defiende las otras versiones. Lo que he encontrado es que su nombre era Diego Carvajal y que no llega a los treinta años. De ahí en adelante nada, está el Hierorabí Néstor.
            Pero detrás de cada gran hombre hay una gran mujer, y detrás de un líder religioso, está una camarilla de cortesanos. A lado del Hierorabí, según testimonios, hay cuatro personas. Patricio Hernández, su vocero o secretario de prensa, luego de él es el más conocido, sobre todo porque últimamente son demasiadas las veces en las que ha tenido que dar comparecencias o comunicados para calmar algunos reclamos de otros colectivos religiosos; luego viene María Roderigo, su financiera, porque uno no puede crecer espiritualmente sin una buena renta; después está Raúl Fernández, que es una especie de coordinador—el tipo que siempre está llamando por celular porque siempre hay un asunto que atender—, luego está una jovencita de unos diecinueve años que tal parece ser su concubina, vamos a aplaudirle eso mis lectores, no es de esos profetas que tienen harem, no rechaza la bigamia, pero es opcional, parece que fuera de esa chica—que me fue imposible sacar un nombre—no existe otra mujer.
            Entre los asistentes al culto, luego de que termina el sermón, se reúnen en células de no más de doce personas donde uno de ellos se encarga de elaborar un programa para la semana con metas claras—cierta cantidad de donativos, ir a tal lugar a realizar labores proselitistas o hacer un fondo para algún miembro en apuros—luego comienzan a platicar entre ellos, esperando ya sea audiencia con el profeta—no sé si esa sea la palabra, pero me gusta más que hierorabí—o conversar con algún miembro del grupo.
            Dicen que es un culto mesiánico que se está construyendo alrededor de los rechazados por la sociedad, y eso creo que debo de reconocerlo, las putas, los jotos y los borrachos han encontrado una religión que les permite putear, jotear y emborracharse y salvar su alma; lo que todavía no sé es si ellos saben que cada vez están más cegados por un hombre que puede utilizarlos para otros fines.
            Dicen que el principal peligro de esto es el hermetismo en torno al profeta, pocas personas se acercan a él—y cuando me refiero a acercarse me refiero a hablar, no a buscar su consuelo espiritual—y sobre todo, un marcado tono antirreligioso. Dicen que es antisemita, pero pareciera que es antireligión, nunca se refiere a la suya como tal, sino como movimiento o comunidad, como si la etiqueta de religión fuera condicional de que está limitado a solo un ámbito.
            No sé que opinar de esta Nueva Iglesia Naturalista de la Integración de la Verdad, ni siquiera sé qué significa el nombre, pareciera intencionalmente seleccionado para que las iníciales dijeran NINIVE. Lo que sí es que no parece ser algo realmente bueno, demasiada teatralidad para algo inofensivo. Leí que la comunidad israelita de Guadalajara se ha manifestado y exigido a las autoridades que le retiren el registro, pero hasta ahora se han mantenido al margen de violar alguna ley o encuentran alguna trampa o vacío legal que les permite seguir. Alegan que si son juzgados de antisemitas, tendrían que juzgar a millones de ciudadanos y, por desgracia en eso tienen razón. Me pregunto si Plinio el Joven se habrá hecho las mismas preguntas cuando le escribió a Trajano sobre los cristianos.
            Fuera de eso, estamos frente a un montón cada vez más grande de chalados guiados por un chalado cada vez más fanfarrón.

9 abr. 2012

El Sermón de la Montaña


            --Dios—comencé—no es una abstracción ni una representación física. Cuando en la Biblia dice “haremos al hombre a nuestra imagen y semejanza” está diciendo algo más pero ¿Qué es ese más? el primer dato que salta a la vista de esta frase es que Dios aparentemente tiene la forma del hombre pero ¿De cuál hombre? Si fuéramos a imagen y semejanza de Dios seríamos físicamente iguales entre nosotros ¿Dios es asiático, europeo, americano, africano, semita, qué es Dios y cuál sería la imagen y semejanza de la que estaría hablando. Esto tiene una respuesta si nos acomodamos a las palabras antes dichas, porque donde deberían decir “haré” dicen “haremos” y “mi” dicen “nuestra” ¿Dios es él, o es ellos? Sería bastante más lógico que al aceptar a Dios como varios entenderíamos que fuimos hechos a imagen y semejanza de seres particulares, pero eso quebraría con la unidad de Dios, a menos que realmente Dios esté en cada uno de nosotros y seamos modelos, espejos, reflejos de la grandeza de un Dios que no es tres en uno y uno a la vez, sino que es capaz de desdoblarse en siete mil millones de representaciones sin perder un ápice de su unidad y maginifisciencia.
            “dicen que Dios nos castiga, que el infierno es básicamente la ausencia de Dios, pero eso entraría en contradicción con la teología aceptada de que Dios es todopoderoso, la ausencia de Dios equivale a reconocer la existencia de un espacio donde Él no tiene Imperio, y esto equivaldría al reconocimiento de su propia impotencia, más si al crearnos a imagen y semejanza somos reflejo de sus propias capacidades, entonces reconocer humildemente que hay lugares a los que Dios no llega nos daría la satisfacción de reconocer que estamos del bando de los buenos y nuestra misión es derribar los falsos ídolos creados para debilitar nuestra fe”
“Pero ¿Cuáles son esos falsos ídolos? Nos han criado enseñándonos que la fe debe de mantenernos puros, que mente sana en cuerpo sano, que los errores de nuestra propia naturaleza nos hacen poco gratos a los ojos de Dios ¿cuál merece el infierno? El hombre sobrio temeroso de Dios que aporta a la comunidad y que va todos los domingos a misa otorgando el diezmo requerido; o la prostituta o el drogadicto que parten la única pieza de pan entre sus compañeros de profesión que no lograron nada ese día? No es suficiente creer y otorgar lo que te corresponde, a ojos de Dios merece más el que comparte el sufrimiento que el que lo mitiga con migajas. Jesús se reunía con las personas bajas y rechazaba a los doctos de la ley porque habían hecho más complejo algo tan sencillo como amar a Dios y ser amado por Él”
            “¿Por qué estamos donde estamos? Hace miles de años, en los mismos tiempos que Jesús existió un rabino llamado Hilel el Viejo que tenía una frase “no hagas a tu prójimo lo que no quieres que te hagan a ti” estas palabras fueron tomadas por el Nazareno como contrapeso a las enseñanzas demasiado restrictivas y cerradas del Judaísmo ¿Fueron los Judíos los que erraron el camino y pervirtieron la sagrada doctrina de Dios? Dios les confirió una posición privilegiada al revelarles la historia de la humanidad pero en el paso del tiempo la sombra del fatalismo cayó sobre ellos y ellos hicieron caer sobre nosotros su trágico destino. Esperaron el Mesías, y el mesías nunca llegó como lo querían porque ellos esperaban un rey que dirigiera sus soldados y que los colocara a ellos y a nadie más en una posición de poder, rechazaron el mensaje de un hombre en sandalias porque era universal y se transmitía a todos los puntos del universo”
            “los que nos crearon están aquí, entre nosotros, para guiarnos en la doctrina secreta que ha sido apropiada por elites intelectuales, judíos de corazón, y ahora es el momento de arrebatárselas y darlas a los pobres, a los necesitados, son esos judíos farisaicos que se apropian de la verdad, una Verdad con mayúsculas, heredada a los hombres humildes y presente en todo el orbe, la verdad está en noche estrellada porque fue voluntad de Dios crear el movimiento de rotación y translación como fue su voluntad crear las estaciones climática, Él no tiene la culpa de las erróneas interpretaciones que hemos tenido de sus creaciones. Dios no creó la maldad, porque eso lo haría intrínsecamente malo en alguna parte de su ser, pero sí creó todos los elementos para combatirla, Él no nos da de comer, pero nos da manos para arar la tierra e intelecto para distribuirla con justicia entre nosotros.”
            “¿Qué hubo antes que Dios? Muchas personas han tratado de contestar esa pregunta durante generaciones, pero no hay mejor pregunta que responder con un breve aforismo hebreo “quien cavile acerca de cuatro cosas mas le valiera no haber nacido: lo que está arriba, lo que está abajo, lo que está antes del tiempo y lo que seremos después” no nos corresponde preguntarnos más allá de lo que podamos sacar provecho, tenemos que cuestionarnos no el origen de Dios, sino el origen del cuestionamiento de Dios. Hoy los gobiernos del mundo se han rendido a los valores de laicos seculares que convierten a la religión en algo malo, retrograda, enemigo del progreso ¿Qué si la fe fuera el progreso?  Tenemos que ganar espacios y no cederlos, agrupar a nuestro alrededor a los marginados, los desposeídos, las minorías discriminadas, demostrarle a la “sociedad occidental” que el pensamiento teocrático tiene todas las virtudes del progreso marxista y todas las filosofías materialistas no se comparan cuando al fallar en la comunidad no corres el riesgo de perder unas monedas sino que serás retirado de la gloriosa comunidad en un renacimiento renovador de todas las tendencias de la fe hasta llegar a una apoteosis donde la verdad revelada pase de los primeros padres del hombre a nosotros por medios de la apertura de nuestra fuerza interior en una comunión de todos para despertar la verdadera naturaleza del pueblo mexicano y hacerlo ocupar su lugar en la historia.
“Nuestro deber es retomar el lugar que nos corresponde en el mundo y llevarlo por el camino del progreso, nuestro deber es desterrar toda la falsedad que nos rodea y permanecer juntos, respirar juntos ¡Conspirar juntos! ¡Nuestro honor es nuestra lealtad!