22 mar. 2009

El Manifiesto Desastre: DragonBolzota

Siguiendo el texto anterior y retomando la idea del primer párrafo (la de las versiones cinematográficas de animaciones que fracasan porque no respetan el original) existen buenas y malas versiones; pero hay unas, que, alejadas de toda realidad, son una reverenda aberración y error humano el simplemente haber aprobado el guión.
Los dos ejemplos clásicos son la cosa de Street Fighter (en este momento se está realizando otra versión en la que ahora Chun-Li es la protagonista) con Jean Claude Van Damme y un desfiles de personajes que si bien son los que son, no son como deberían ser.
El otro es tal vez uno de los errores más garrafales en la historia de la animación: Super Mario Bros ¿qué carajo fue eso? Toad es un músico cuasi-anarquista que lucha contra Bowser, una especia de dictador de un mundo subterráneo. Un Luigi que es el enamorado de la princesa Daisy (porque parece que él también es un príncipe) una historia con algo de dinosaurios, pequeñas bombitas, una madres rarísimas para saltar y los goombas más horribles que he visto y una banda sonora que ofendería a Claudio Yaro de Caló
Pero esto no se compara con lo que acabo de ver, una peli llamada Dragon Ball: Evolution. En la que un Gokú adolescente (el simple acto de que se sienta atraído hacia Chichi devasta toda la idea escencial de la inocencia pura de Gokú) tiene que recoger 7 esferas que fueron creadas en un tiempo mítico para encerrar al amo celeste Piccolo. Una Bulma (eso sí, MUY sexy) enamorada de Yamcha (que no le teme a las mujeres, como sí lo hace en el anime/manga). No aparecen Kirilin, Ulon, Puar y nadie más de los personajes de la primera parte de DB (para no hablar de la Z, aunque por una extraña razón, le enseñan a Gokú la Henki-Dama).
No entiendo en qué pensaba Hollywood cuando hizo esto, existe algo llamado “sentido común” y parte de la idea de que las adaptaciones cinematográficas deben de ser fieles a que es adaptado. Pero no, los amables guionistas deciden hacer otra cosa, algo completamente diferente pero seguir usando el nombre solo para publicitar la historia (ni siquiera en los OVA´S se hace esto).
Sé que por economía de tiempo no podrían aparecer todos los personajes ni todo el desarrollo de acontecimientos hasta la GT, pero por lo menos debieron dejar a los que dejaron como son en la historia y mantener una línea argumental decente. (en esta cosa Gokú no tiene cola, pero sí se convierte en simio gigante para descubrir que es un servidor ancestral de Piccolo) el Kame Hame Ha es tan chafa y la muerte de Piccolo una pelotudez (lo matan de un solo golpe) , nadie usa la Henki-Dama; pero eso sí, al final usan las esferas para lo clásico, revivir gente.
Se que están indignados de que les haya contado todo esto, pero creo que es necesario que lo sepan para evitarles los desgraciados 70 minutos que acabo de pasar. Uno de nosotros, amable lector, tenía que pasar por lo que he pasado para evitar un destino similar (pasar esos 70 minutos mirando un punto fijo o al papa tratando de bajar escaleras es igual o más gratificante)
Lo que escribo no es el delirio inocente de un amante del anime, sino el clamor de toda una generación que creció mirando a Gokú crecer y tener aventuras en su nube voladora. Hollywood nos ha arrancado una parte de nosotros, y yo, francamente, estoy hasta las pelotas de que eso suceda.


No hay comentarios: