20 mar. 2009

Manifiesto Desastre: una metáfora de la vida actual

Mirando la televisión me doy cuenta que son demasiadas las series de televisión que

Me las sé de memoira

Conozco a todos los personajes

Me sé la canción del inicio

tuvieron una versión cinematográfica

. Y sí, recién acabo de ver Perdidos en el espacio y parece que los guionistas no entienden que la onda de una adaptación es la fidelidad de los personajes. (de ahí el éxito de Scooby Doo, Los picapiedra (La uno) y Misión Imposible (la uno), pero también la razón de fracasos como Final Fantasy (señores directores, no se es Final Fantasy sin chocobos) y Perdidos en el espacio, el maldito Doctor Smith y el robot no se parecen en nada, sin contar la secuencia inicial que “explica” por qué se pierden el espacio (NADIE QUERÍA SABER ESO); además de la descontextualizada actuación de Matt Le Blanc.

Pero haciendo el mismo recuento comprendo que la televisión es el reflejo de la sociedad que se vive en el momento en que se realiza (esto es un acto inconsciente que realizan los guionistas, los cuales pertenecen a tal sociedad). Como alguna vez expuse, el ejemplo es la masonería y las conspiraciones. Mientras que en los 50,s Pedro Picapiedra pertenecía a la Logia de los Búfalos Mojados que solo sería para jugar bolos y escaparse de su esposa. En los 90´s Homero Simpson entra a los Magios, sociedad secreta que controla el mundo y maneja los hilos del poder.

Así, en tiempos de cambio climático y temor a un cataclismo global que haga pelota el mundo y a quienes lo habitamos, existe una serie que, extrañamente, no ha sido pasada al cine, pero que reflejaría toda la paranoia apocalíptica: Los Supersónicos.

Ellos viven en el cielo, debajo solo hay nubes, nadie sabe qué pasó ¿qué hay abajo que nadie ve? ¿acaso la Tercera Guerra Mundial los obligó a emigrar a la superficie porque el suelo se volvió inhabitable? ¿se dieron cuenta que no hay arboles en la serie? Puede que exista la posibilidad del derretimiento de los polos, al desaparecer la tierra, no tienen más opción que vivir en los cielos, negando la realidad que vive bajo ellos. El cataclismo nuclear tal vez provocó una emisión de gases tóxicos, por lo que tienen que vivir en burbujas de ambientes controlados mientras se desenvuelven en una especie de mundo de los 50´s neofuturista.

Los supersónicos nacen en el contexto de la paranoia postnuclear de los 50´s, así, al ver el intro, vemos a la familia típica norteamericana de los videos de “¿qué hacer en caso de ataque?” vemos cómo es Súper Sónico lleva a Cometín y a Lucero a la escuela (noten que para salir necesitan estar en burbujas de oxigeno ¿qué pasa con el ambiente? La respuesta es clara, no existe, miren, en ninguna parte de mundo en el que viven hay arboles para generar oxigeno) después Ultra, como un estereotipo claro de la madre americana cincuentera que no hace nada (eso lo hacen los robots que, mirándolo bien y pese a que pueden ser neutros, robotina es, a final de cuentas, una mujer) y solo quiere dinero para gastar en el centro comercial. Además, para reforzas la teoría de los polos, vean en los primeros segundos cómo se ve la Tierra, el Golfo de México es gigante y Cuba desapareció para unir Florida y Colombia y Groelandia se ha pegado a EEUU

Puede que exista otra respuesta, tal vez el Fin del Mundo no llegó, pero sí la división social del trabajo y debajo de ellos vive el proletariado (chequen que en el mundo en el que interactúan no hay pobres) debajo de esas plataformas celestes están los obreros trabajando para el gran capital que vive la vida burguesa del ciudadano norteamericano que no le importa quién esté sufriendo para que él tenga la vida que desea.

Acabo de mirar la peli de Dragon Ball y quedé asqueado, ahora solo queda esperar que en algún momento algún guionista con conciencia social decida adaptar esta serie para darle el sentido necesario a los tiempos que vivimos porque ¿qué mejor alegoría de la vida en un futuro postapocaliptico donde mandamos a la mismísima mierda el mundo que habitamos con emisión de gases y placeres mundanos que vivir en el cielo y nunca saber qué hay abajo? El resto es historia.



No hay comentarios: