5 jul. 2011

El Oscuro Pasajero: Los Simpson


una duda me embarga, y esta es tratar de conocer el por qué de la consolidación de la soberanía temporal de los gob... ta, me fui al carajo, hoy quiero hablar de tele.
muchas veces, cuando eramos jóvenes, criticábamos el conservadurismo de las generaciones adultas; veíamos a nuestros padres como ajenos y arcaicos a las realidades que vivimos día a día. lo que nos gustaba era precisamente aquello que tanto los horrorizaba o, por lo menos, simplemente no entendían.
ahora, como siempre nos lo advirtieron, nosotros estamos pasando por el mismo proceso en ciertas cosas que simplemente no podemos tolerar de los adolescentes de hoy. obviamente no admitimos la supremacía intelectual de nuestros padres, pero como todas las generaciones, creemos que precisamente es nuestra generación la dueña de la verdad.
vale, ahora el problema de la declaración anterior es que nada de lo que critique a partir de este momento se pude considerar como objetiva, y por más que afirme lo que es obvio, nadie ahora me creerá.
obviamente (o no tanto), me estoy refiriendo a los simpsons.
como todos los nacidos en la primera mitad de la década de los 80's (en la franja 1981-1897) crecimos como patrones culturales bastante específicos e identificables. aunque existen modelos universales que se renuevan cada generación sin perder su esencia (la figura de Mario Bros es un ejemplo perfecto), otros solo pertenecen a una generación, desapareciendo en la siguiente o perdiendo su esencia.
la mayoría de los que de niños mirábamos los simpsons, hoy, en nuestra vida adulta, podemos reconocer dos "épocas" de la serie. el que dude que pregunte, y verá que la gente se refiere a "los de antes".
la canción "hey hey, my my" (o "my my, hey hey" dependiendo de si la quieren eléctrica o acústica) de Neil Young dice en una de sus estrofas que es mejor quemarse que apagarse lentamente. Cobain usará este aforismo para justificar de cierta forma su suicidio. la idea es clara, vete en la gloria, no envejezcas en el olvido.
en el mercado latino muchas veces asociamos esa decadencia de la serie con el cambio de los actores de doblaje, francamente creo que en ese caso se recurre más a la memoria emotiva (y el rechazo a la corrupción de esta) que a una idea de qué fue lo que cambió en sí. entonces, los simpson eran buenos antes de que "cambiaran la voz de Bart".
la pregunta, bajo ese argumento, queda sin respuesta, porque la duda está en saber por qué antes eran buenos y ahora no, no en qué momento dejaron de sonar igual.
mi hipótesis (Y la que creo que es la idea general) se basa en la percepción que tenían los adultos cuando eramos niño. Un servidor, en su infancia, era de los pocos de su grupo al que sus padres no le negaron mirar ese programa, más muchos de mis compañeros desconocían de que se trataba "porque sus papás no los dejaban verlo". y ahí radica el asunto ¿por qué hace 20 años los padres prohibían un programa que hoy alientan para que los niños los vean? no es que la generación que creció mirándola es ahora padre y quiere darles el mismo placer a sus hijos, no. el asunto es que antes los Simpsons era una animación para adultos, y hoy es un programa para niños, precisamente por eso no nos gusta, porque precisamente no era lo que vemos hoy y actualmente es tal vez una representación burda de humor, la que consiste en simplemente exagerar particularidades y llevarlas al patetismo.
Antes la serie consistía en una familia de clase media donde el padre, hombre de no muchas luces (pero no tonto) llevaba una vida de obrero en una planta nuclear, casado con una mujer suspicaz cuya función era cuestionar cada decisión "atrevida" de su esposo y hacer que corrigiera su postura. sus hijos eran, el primogénito, varón de naturaleza rebelde que prefería estar en la calle y viendo tele, su hermana dos años menor, la aplicada de la familia que en algunas veces se siente alienada de esta por no compartir sus aspiraciones intelectuales y artísticas; al final, la bebé, cuya inocencia radicaba en nunca separarse de su chupón. como ven, una familia común y corriente.
Lo que miran hoy, es un hombre estúpido que solo dice "d'ou!" para justificar su estupidez, una esposa igual de idiota, un hijo idiota, una hija supuestamente inteligente y una bebé que intentan presentar como un genio.
Pero no solo son ellos, miremos tres personajes.
Flanders antes era el típico vecino de buenas costumbres, conservador en su modo de vivir, creyente dentro de una comunidad de incrédulos que se mantenía al margen de las cosas que combatían su fe. Hoy es solo un fanático religioso que se asusta cuando oye la palabra "ciencia" y quiere que todos se conviertan en su fe. (Buen Flanders "el día que cayó Flanders" [así es, el genial episodio de la tienda para zurdos], mal Flanders, el del parque de diversiones o algo así de Maude)
El directo Skinner era uno de mis favoritos, ya que era un veterano de Vietnam atormentado por sus recuerdos de la guerra y con una extraña relación a lo Norman Bates con su madre, bastante acartonado en sus modos de relacionarse, la sequedad de su personaje lo hacía el ejemplo de un director de primaria. hoy es solo ta, creo que es el personaje peor tratado por el hecho de que haciéndolo un impostor que suplantó el nombre de Skinner rompe con todo el personaje mismo. (buen Skinner: "el último tren" cuando se enamora de Selma [¿o era Paty?], Mal Skinner, no sé cómo se llama, pero es el episodio donde es un impostor)
Smithers antes era un homosexual reprimido que, debido a su posición y relación laboral con el señor Burns intenta mantener lo más posible al margen sus preferencias ocultándolas cuando es posible; hoy es tá, una loca. (Buen Smithers "Burns y los alemanes", mal Smithers, tampoco sé cómo se llama, pero es el de las medicinas canadienses)
creo que el problema no es la serie per sé, sino la Cadena Fox en sí misma. por ejemplo, tomemos una animación de Disney/pixar y una de Fox. si yo miro que pasan en la tele Shrek (como sucedió el domingo), tengo la suficiente indiferencia de cambiarle y mirar otra cosa, pero eso no me pasa cuando pasan Cars, Bichos, Toy Story o Wall-E. eso se debe a que las historias son diferentes, por ejemplo, mientras que en Shrek Smash Mouth hace el tema, con Toy Story usan a Randy Newman ¿por que? porque Fox mira el ocio como algo rápido, que tiene que adaptarse a la moda del momento, hacer chistes que hagan referencia a programas de Tv y situaciones que puede que estén en las noticias, apariciones del famoso en turno y ya, guita fácil. así, puedes mirar una peli y reír bastante, pero la segunda vez sentirás el chiste desgastado, porque la moda de ese comentario se ha perdido. las animaciones de Pixar son historias universales, donde prefieren buscar formulas probadas de relatos generacionales, al no ubicar los chistes en un contexto (díganme un chiste de Toy Story 3 que te haga decir "este chiste solo se entiende en 2010") convierten su humor en supra generacional, razón por la que Toy Story 3 haya tenido igual número de espectadores adultos que infantiles, porque los niños miraban dibujitos y nosotros un relato autobiográfico, donde la madurez y el crecer era el leit motiv de la historia, cuando veo Shrek o Madagascar me aburro de los chistes de Britney Spears o el tarareo de canciones de moda.
la lógica de la decadencia de los simpsos entonces proviene de la estructura publicitaria de la cadena de Rupert Murdoch, no de un mal endémico, el problema fue que no se canceló a tiempo y se infectó de la nueva dirección de la empresa; antes había muchos famosos en los simpson, pero estos eran colocados inteligentemente para que no resaltar dentro el episodio y se mantuviera el protagonismo de la familia amarilla, ahora, con un "famoso" cada semana la cosa es diferente, antes eras miembro oficial de la cultura pop su aparecías en la serie, ahora son solo cameos lamentables en un programa de calidad inferior a el chavo animado.
Los simpson deberían ser cancelados sin ningún homenaje, pues a estas alturas, no merecen el respeto de nadie.
tal vez me estoy volviendo demasiado viejo a temprana edad y eso me haga bastante conservador en muchas cosas "que en mis tiempos eran mejores", tal vez tenga razón y mi opinión será validada por las masas sociales, tal vez la historia me juzgará y mis opiniones tengan la misma relevancia que la de Juan Castillo Rodriguez Acevedo que en 1965 dijo "voy al baño" durante una plática y de las que ningún almanaque hace eco porque nadie lo conoce, sobre todo porque me acabo de inventar ese nombre.
el resto es historia.

No hay comentarios: