8 feb. 2014

La Victoria, Jaime Sánchez Susarrey

No sé si debería quejarme, después de todo solo pagué $30 y en peores cosas he gastado más dinero.
Compré un libro llamado La Victoria de Jaime Sánchez Susarrey. La historia es demasiado atractiva como para ponerle peros: un ejercicio contrafactual sobre un hipotético escenario donde López Obrador gana la elección de 2006 (el libro fue publicado en febrero de ese año, meses antes del arranque de las campañas).
Aunque el inicio es bastante prometedor, se queda en el intento, es decir, uno lee las primeras veinte páginas y piensa "No es un escritor muy bueno que digamos, pero la idea central es bastante atractiva como para permanecer leyendo". Y es ahí donde uno cae en la trampa.
Veamos, primero la historia, esta se mueve en tres lineas temporales, una abarca entre 2006 y 2012, donde narra cómo simplemente Obrador va destruyendo el modelo neoliberal a la vez que va consolidandose en el poder por medio de referendums, gasto social excesivo, sistemas clientelares e intervencionismo radical en la economía, todo esto hasta terminar con un naciente movimiento reeleccionista promovido desde Los Pinos.
La segunda linea es una historia de los momentos más importantes de la carrera de AMLO hasta, precisamente, el momento previo a la candidatura de 2006.
La tercera es una historia que carece totalmente de sentido.
Veamos, la primera parte obviamente es la más atractiva, pero tiene demasiada fallas, tal vez la más grave, que está en todo el libro, son los diálogos y una excesiva demonización de López Obrador e idealización del PAN. Acción Nacional es retratado como un partido ético y respetuoso de las instituciones, Fox como un estadista que respeta la autoridad de los demás poderes que, aunque sienta antipatía por Obrador, decide respetar el estado de derecho y no operar para dañar sus aspiraciones. Al contrario, el PRD y el PRI son acomodaticios, divididos totalmente en el interior hasta casi desaparecer ante (y esta es la única parte donde tiene voz de profeta) la creación de un nuevo partido que agrupe a los puros y fieles seguidores de AMLO con Martí Batres como su presidente. Sin embargo, el autor, con el afan de desprestigiarlo pone en papel estelar a René Bejarano, casi queriendo decir que Obrador solo trabaja con personas de esa calidad moral. 
La segunda linea, pinta a un Obrador sin ideales, traicionero y vengativo, admirador de Echeverria y enemigo de todo lo que suene a instituciones. Pero lo peor es que el autor se hace eco de leyendas urbanas tan irrisorias que incluso durante la narración se contradice a sí mismo, por ejemplo, que Andrés Manuel en realidad es Manuel Andrés, pero que cambió su nombre para no sonar a MALO, curiosamente en ninguna parte explica en qué momento realizó eso, pero sí porqué se llama Andrés Manuel, en ese orden. Además del caso de la muerte de su hermano y de que él lo mató por envidia. Es decir, esas ideas que solo Francisco Martín Moreno puede reproducir. un disparate total para alguien que presume un doctorado en Ciencias Sociales en París.
La tercera, y la peor de todas, es una historia sin sentido tan soporifera que la pasas de largo sin ningún interés y sin perderte de nada aunque sea la mitad del libro, no es más que la patética historia de un "periodista" critico, más en ninguna parte presenta idea alguna, se la pasa hablando de con cuantas mujeres se acuesta y cuantas quieren con él, de cómo anda en motocicleta por lo cool que es y con dialogos tan profundos como:
"--¿Es el departamento 1201?
--Sí.
--Soy de DHL, traigo un paquete"

o

"--Bueno.
--¿Lucia?
--Sí, ¿Quién habla?
--Soy yo, el amigo de Josefina-
--¿Cómo estás?
--Bien, te llamo porque me encantaría invitarte un café o, tal vez, a comer.
--Pero tú estás saliendo con Josefina, que es mi amiga.
--No, no tengo ninguna relación con Josefina, ella también es mi amiga."

Y así sigue el dialogo, un rato hasta que se la lleva a la cama. Ni siquiera entiendo qué sentido tiene poner todo eso, una  de dos, no carecía de ideas para el desarrollo de la trama principal y quería llenar espacio, o simplemente pensó que una intriga amorosa sería interesante (tan interesante que te duerme).



Podría decir que es uno de los peores libros que he leído, pero tiene la ayuda de que me salió bastante barato y solo perdí un día de mi vida con semejante bodrio.
El esto es historia.

No hay comentarios: