2 nov. 2010

El Oscuro Pasajero: la comedia electoral


El escenario es el siguiente:
Según las encuestas de salida, el partido demócrata pierda ´la mayoría en el congreso y los republicanos se hacen de escaños vitales para frenar las reformas de Obama.
            ¿Recuerdan el “cambio” de Obama? La gloria por el infierno que nos prometió el papa negro (los paranoicos por lo menos estará tranquilos que al ver su fracaso como presidente ya no puede ser el anticristo).  Las elecciones intermedias en  Estados Unidos son ejemplo de dos cosas; la primera de cómo se puede estar en lo alto y caer del gozo (la fundación Nobel debe de estar martillándose las pelotas), la otra es cómo una democracia puede convertirse en una ridícula comedia.
            Muchas veces nos lamentamos de la clase política mexicana como ejemplo de la degradación social en la que nos tienen, que los políticos no se comportan a la altura de las necesidades, que el niño verde es un agente de Televisa, ver a Pancho Cachondo desnudo en una revista y a Félix Salgado Macedonio promocionando su película, a Jorge Kawhaghi en Big Brother, a René Bejarano encabezando el Movimiento Nacional por la Esperanza y a un Juanito siempre latente. Estos payasos nos hacen creer que México tiene la clase política que se merece y que nunca estará en los niveles de civilización de nuestros modelos regionales: Brasil y EEUU.
            Hablando de Brasil,  ganó Dilma ¿y? creo que todos lo sabíamos ya ¿no? Lula no pudo celebrar mucho su cumple porque Néstor se le murió al día siguiente, Kirchner esta con Perón, el pueblo con Cristina, pero me acuerdo que Perón hizo buenas migas con Franco y Pinochet, no creo que Néstor quiera estar allá. Honores y mis respetos para Cristina, que eso de hacer el papel de jefa de estado cuando eres la viuda en un funeral pocas personas lo pueden.
            Estaba en Brasil, este modelo regional de progreso no está exenta de parodias electorales, Francisco Everardo Oliveira Silva pudo haber el diputado electo con mayor número de votos en las pasadas elecciones, lamentablemente nadie votó por él, sino por un personaje que interpreta. Así, en el Brasil del siglo XXI el payaso Tiririca, cuyo lema de campaña es precisamente decir que no tenía idea de qué hace un diputado, podrá ser un legislador más con los debidos inconvenientes de que es analfabeta (lo que se podría complicar ya que la ley brasileña te pide que mínimo sepas leer y escribir para ocupar un cargo público), aún así, será raro ver a Francisco vestido de Tiririca en el congreso construyendo un Brasil fuerte con nariz roja.
            América, nuestro coloso del norte está más allá de nuestro odio y cariño, detestado pero idealizado, añorando con ser nosotros los detestados por las naciones vecinas. En ese modelo de progreso se ha colado la fiesta del té que ya no es en Boston, con un show parecido a las pasadas elecciones a gobernador de California, los candidatos de esta agrupación republicana han lanzado un mensaje claro “en América cualquier imbécil puede gobernar” Christine O'Donnell,  desempleada que practicaba la brujería con una postura más que radical sobre el aborto y los matrimonios homosexuales, una joya. Sharron Angle candidata de Nevada usa un spot donde acusa a Obama de ser amigo de Calderón, algo intrínsecamente malo en una lucha contra el inmigrante que, espantosamente, es mexicano, ergo, México es enemigo de América.
            Asimismo, una caravana  contra el socialismo de Obama, (Dios no dio seguridad social obviamente) que convoca a millones de personas es opacada por una marcha para recuperar la cordura impulsada por el comediante John Stewart, de una forma sería una nota de “ta, ok…”, pero la sola razón de que un comediante agrupe tantas personas en un acto político es una clara señal de que el horno no está para bollos, como no lo está para Levi Johnston, ex yerno de Sarah Palin que se postulará para alcalde de Wasilia (poblado de donde es Palín), eso sí, encabezando un reality de su campaña electoral llamado “Loving Levi- The Road to the Mayor's Office”
            Cuando veas las democracias de tus vecinos ridiculizar, pon las tuyas a… bueno, haz algo. No se asusten, este es un texto optimista, nos invita a pensar que por lo menos parte de la mierda política no es única del mexicano. Pero hay otra cosa, todos estos ejemplos son una prueba de un atavismo global de desconfianza hacia la política tradicional, seleccionando a personajes grotescos que estén cada vez más alejados de lo que es la forma de gobernar, una tabula rasa política que “purifique” a una clase degradada por sus propias conductas. Ta, no sé, puede que el tea party sea algo bueno, por lo menos para poder quemarme a Sarah Palin un rato mas (sí, me excita Sarah Palin ¿algún problema?)
Al final todo el sueño progresista que se tenía con Obama pasó a una ultraderecha radical ¿la nota triste? Que el faso no se legalizó en California L
 El resto es historia.