20 oct. 2011

El Oscuro Pasajero: Gaddafi


Tenía que pasar, y pasó, hoy en la mañana me desperté con la noticia de que Muamar Gaddafi ha sido capturado, pero como en todos los sucesos de informaciones parciales, a solo media hora de enterarme y ya en el autobús rumbo al trabajo me enteré con que en realidad Gaddafi no había sido capturado ni estaba herido, sino que estaba muerto. No he visto la foto porque no estaba ya con acceso a internet a la hora de enterarme de una información tal. La cosa se está poniendo de la pasita, pero como toda la información “relevante” en el mundo, se aplica la ley de los 30 días, es decir, si una información dura más de treinta días en los medios, pasa a resultar indiferente a los medios y se pasa al tema siguiente.
En este momento estoy escuchando a Carmen Aristegui que hace eco de la información de Al-Yazeera, y aunque no se haya manifestado de manera oficial EEUU, pareciera que la muerte de Gaddafi, junto con la caída de Sirte es cierta.
Para mucho se puede interpretar como el fin de la “primavera árabe”, para otros un doloroso proceso de transición a… a… algo.
¿Por qué? Porque en casos así siempre se da una relación binaria donde si Gaddafi es malo, los que están contra Gaddafi son intrínsecamente buenos, pero según Amnistía Internacional las violaciones a los derechos humanos son equitativas en ambos bandos, porque pues, son libios, libios son los gaddafistas y libios los rebeldes y en ciertas poblaciones la actitud ante la vida humana depende no del bando que eliges, sino del temperamento nacional y los medios de los que cuentes. Por ejemplo, en México se queja mucho la población civil de los militares, pero es casi seguro que si se le diera un arma a un civil y se le dijera “puedes torturarlo y matarlo, te garantizamos que no serás juzgado”, la naturaleza humana tendrá pocas objeciones ante la posibilidad de ejecutar una acción si tiene la certeza de que no tendrá objeciones morales ni sociales.
El hombre es el lobo del hombre” decía Thomas Hobbes si mal no recuerdo, en el Leviatán expone que el ser humano es malo por naturaleza, pero la sociedad le impone condiciones que lo orillan a actuar conforme al beneficio del colectivo y, para formar parte de éste, es necesario sublimar ciertos impulsos, al contrario de Rousseau que decía que el hombre es bueno y es la sociedad la que lo hace bueno (el buen salvaje).
Los libios se enfrentan ahora a los libios mismos y a una tradición histórica antidemocrática en la que las autocracias son parte de su condición de vida, como de la autocracia zarista de Rusia que pasó a la autocracia del Partido Comunista que pasó a la autocracia del gobierno “democrático” del Kremlin. Si en la región las dictaduras se impusieron por tanto tiempo y con rasgos tan similares es porque algo en la naturaleza social los impulsa a elegir dictaduras liberales en lugar de democracias restrictivas ¿cuánto dudarán las transiciones? ¿Libia ahora es un mejor país, más libre y democrático? ¿Será que la soberanía popular ha llegado para quedarse en el mundo árabe? Uno ve en las noticias que para los libios la democracia parece ser igual andar con AK-47 dando tiros al cielo mientras se grita “Alá es grande” y se dispara a mansalva ejecutando en ríos de sangre a gaddafistas. Que la democracia participativa consiste en gobernar desde Londres (gobierno compuesto por ex gaddafistas que se bajaron del barco antes de ser ejecutados por los crímenes que compartieron) y el nuevo amanecer para Oriente Medio llega por manos de la NATO.
Espero que los libios encuentren el norte, como espero que la gente sea un poco más inteligente como para entender que algunas cosas son más complejas que simples oposiciones binarias.
El resto es historia.

Recien me entero del fin de ETA, pero ta, para algunos recientes en este mundo fueron las primeras palabras, para otros las ultimas, para nosotros, algo dificil de creer...