3 nov. 2009

...

el tiempo es una quimera que tratamos de alcanzar para poder controlar, pero no, no lo es; no lo es porque nosotros no somos lo que creemos ser.
¿qué somos?
¿acáso importa?
para nada.
para nada porque no somos controles de lo que no podemos ser dueño desde el comienzo de los tiempos.
nada, nada queda más lo que debe de quedar una vez que nos hemos convertido en desheredados de la libertad y de las garantías del hombre cuando este, cuál caudillo insurrecto se levantó en contra de los reyes y gritó "soberanía"
dice la canción de vegas que el tiempo no se puede detener, pero tal canción conlleva un mensaje más prfundo, que éste no se puede deter ¿para qué? ¿para qué detener el tiempo cuando no tiene sentido regresrar atrás.
el sueño de los grandes hombres que alguna vez desearon construir la nación se ha colapsado en una utopia cuasi sui generis de democracias neoliberales disfrazadas de verdaderas democracias.
¡oferta y demanda!
nada, nada fuera de eso, nada que sea comprable o vendible se puede contener dentro de un mundo moderno como el que estamos viviendo en este momento.
ta, es solo eso...

No hay comentarios: