26 nov. 2009

El manifiesto Desastre: polos...

Siempre que se trata un hecho, sea cual sea, existen diversas opiniones; sin embargo, el siglo XXI nos ha traído un modelo o ejemplo que sobre pasa a todos los siglos anteriores: la polarización.

¿y bien? Muchos me podrán decir que antes las sociedades estaban más divididas por todo, por lo ideológico, político, social, religioso. Durante las guerras de religión lo que se discutía era la fe imperante; en el siglo XIX, el debate entre la modernidad y el antiguo régimen se centró en una discusión política mientras que el aspecto económico de la liberalidad, si bien asociado, se libraba en otros terrenos (a tal grado que el liberalismo se impuso, comúnmente, coartando las libertades políticas); el modelo social de un mundo con economía de mercado o un férreo control estatal se limitó a la concepción de la sociedad en colectivo.

Lo que trato de decir, es que si bien se entrelazaron muchas de las discusiones en cada campo de batalla, ninguna postura estuvo casada con la otra como para no poder fluctuar libremente entre las tendencias.

Ahora, lo que nos deja el siglo XXI (dejaremos) como legado, es una total polarización en absolutamente todos los campos de la sociedad donde siempre se siente uno forzado a tomar partido sin poder permanecer ajeno (no tomar partido te conllevaría a otra polarización entre los que toman partido por las cosas y los que no).

El problema de la polarización actual, radica en que es una via de una sola línea, las cartas del debate las pone la parte A (la más radical),a la que la parte B (menos radical) reacciona con igual voracidad lingüística, aun en este escenario, el debate está en manos de A. quien se encarga de generar polémica; los C (los indiferentes) no se mantienen alejados, ya que A y B se unen contra C ya que en él radica el dominio de las partes para que obtengan su mayoría. D cuya función es la de mediar en la polarización, entra en otra al discutir su interés ulterior en el debate.

Así: A ataca a B y B responde, A y B buscan a C y cuando C no quiere participar en el debate, D se encarga de satisfaces a A B y C.

Ecuación rara, lo sé, pero sirve para demostrar dos cosas: o qué matemáticamente siempre hay dos posturas antagónicas, una indiferente y una “mediadora” que genera desconfianza, la otra cosa que podría demostrar, es el tiempo al pedo que tengo para pensar en estas pelotudeces…

Por cierto. Update, mientras que todos mundo tiene libros, ferias y ángeles; en Honduras hay elecciones el domingo que nadie reconoce (solo EEUU, que es suficiente para Micheletti); en Uruguay se juegan “dos modelos de país” entre Frente Amplio y el Partido Nacional; el presidente de Irán recorre Sudamérica en un claro gesto de “comerle el mandado” a Obama, quién apareció como un “ta, los sudacas me importan un carajo”; el 1 de marzo en Francia se hará un día sin migrantes y acá la noticia del día son los 15 años de cardenalato de Sandoval Iñiguez y el retorno apoteósico de Juanito ¿tenemos prioridades? Claro que sí, porque son internacionales y están aquí (como también es internacional la discriminación de género, la violencia, el racismo y el desempleo, los cuáles también están aquí)…

El resto es historia…