19 ago. 2010

Ich bin Ein Nerd: Call Of Duty: World At War


Hace mucho que no hacía reseñas de videojuegos, y tal vez se deba a una razón, últimamente no he acabado ningún juego. No porque no tenga tiempo, sino tal vez porque estoy jugando varios  a la vez. Sin embargo, a un Call of Duty siempre se le debe de poner en un lugar especial.
            Recién acabo de terminar Call of duty: World At War. Juego realizado por el estudio Teryac (los mismos que acaban de terminar Call of duty: balck ops), quinto de la serie y el primero de este estudio, que tuvo la difícil tarea de superar o por lo menos igualar al glorioso Modern Warfare.
            ¿Qué tiene de especial otro juego de la Segunda Guerra Mundial? En ´sí nada, de hecho es una fórmula que se está desgastando cada vez más a nivel que está siendo abandonado como tema. Los dos shooters clásicos, Call of duty y Medal of honor que piraron con varias entregas acerca de la guerra lentamente fueron dándose cuenta que no hay mucho más que explotar. Los Medal… ahora hicieron el giro a la guerra moderna, los Call of… lo hicieron con el Modern Warfare, pero  parece que aún había un detalle que cumplir.
            Este detalle es el gráfico, aunque la dinámica nunca cambie con respecto a la forma de jugar y al tipo de acción que ofrece. Lo que se busca es que con los avances tecnológicos generar cada vez un mayor grado de realismo en lo que se está viviendo.
            La historia del World at War no es nada nueva, en sí no existen tramas nuevas sobre la SGM, sino que todo se basa en matar miembros del EJE. En el juego formas parte de dos equipos, en el frente japonés eres John Miller, que forma parte de la contraofensiva americana en Japón. Por el otro (y más cool) eres Dimitri Petrenko, soldado ruso cuya travesía comienza en una devastada Stalingrado y termina con la toma del Reichstag. en sí, narrativamente la diferencia que tiene con los demás juegos, es que se desarrolla en el fin de la guerra, tal vez dando punto final a la franquicia.
            Con la jugabilidad no existe diferencia con respecto al Modern Warfare, de hecho es un Modern Warfare en la SGM. En ocasiones difícil al extremo (algo que definitivamente no disfruto por ninguna razón) y mueres más por granadas que por balas enemigas.
            Mención honorifica a los videos de introducción de cada escenario y sobre todo a la invasión rusa de Alemania (Their land, their blood)
            Auditivamente es genial, sobre todo porque, siendo ruso, eres dirigido por Gary Oldman y cuando eres americano el jefe de tu escuadrón es Kiefer Sutherland (y así vemos que, junto con 24, Jack Bauer solo sabe darse a entender gritando)
¿Por qué se siguen haciendo productos de la SGM? Desde mi punto de vista existen dos respuestas. En una, porque vivimos en el mundo de lo políticamente correcto, un mundo donde ya no podemos tener enemigos sin arriesgarnos a ofender a alguna minoría. En este escenario, los únicos malos posibles fuera de toda discusión son los nazis, nadie se va a levantar ofendido argumentando que esto discrimina a la minoría antisemita.
Por otro lado, son las condiciones, la Segunda Guerra Mundial, según mi visión, fue la última guerra dada en condiciones de igualdad, y me refiero a recursos y logística. Los ejércitos aliados y los del eje tenían casi las mismas cosas y capacidades bélicas como para considera r a la SGM una guerra equitativa. Eso nos provoca una fascinación que no se compara con misiles Tomahawk teledirigidos desde plataformas continentales o aviones stealth, no hay trajes térmicos con sensores de calor ni mitras laser, aquí si lanzabas una granada tenías que atinarle a pulso y asegurarte que caerá con el tiempo suficiente como para que no te la regresen. Las guerras  del futuro deberían ser más como las guerras del pasado.
Ah, lo olvidé, existe una cosa fantástica con respecto a este juego. ¿Qué odia la gente además de los nazis? Los zombies. ¿Cuál es la consecuencia lógica? Nazis zombies. Eso es todo, solo nazis zombies…
Semper fi.